Bush reitera confianza en Pakistán y dice que no sabía de amenazas

Ayer se reunió con el presidente paquistaní Musharraf, quien declaró ayer que EE. UU. había amenazado con bombardear el país si su gobierno no colaboraba en la lucha contra el Talibán. Hubo gestos de distensión entre ambos mandatarios. Igual aún hay temas que generan roces.



#

Los gobernantes trataron de mostrar que la relación entre ambos países no es tirante.

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y su par paquistaní, Pervez Musharraf, destacaron ayer la cooperación entre ambos países en la lucha contra el terrorismo, en el marco de recientes desacuerdos.

Tras un encuentro mantenido ayer en Washington, Bush subrayó su confianza en Musharraf, quien previamente había causado un importante revuelo con sus declaraciones a la prensa.

Antes de la reunión de ayer, el presidente paquistaní ofreció una entrevista que será emitida mañana en la emisora televisiva CBS en la que dijo que después de los atentados del 11 de septiembre en el 2001 Estados Unidos amenazó con bombardear su país si éste no cooperaba en la guerra contra los talibán.

Musharraf dijo que Richard Armitage, por entonces subsecretario de Estado norteamericano, le envió la amenaza al director de inteligencia de Musharraf. “El director de inteligencia me contó que (Armitage) dijo: 'Estén preparados para ser bombardeados. Estén preparados para volver a la Edad de Piedra'”, señaló Musharraf. “Creo que fue un comentario muy rudo”.

Bush afirmó en la conferencia de prensa conjunta ofrecida ayer que no estaba enterado de aquella supuesta amenaza. “No sé nada de ninguna conversación semejante de la que se informó en el periódico. No sé nada de ello”, dijo el titular de la Casa Blanca.

Por su parte, el Departamento de Estado rechazó ayer los dichos de Musharraf. De la revisión de todas las actas de esas conversaciones no se extrajo evidencia de que hubieran existido tales amenazas, según afirmó el portavoz de esa cartera Tom Casey.

De acuerdo con Casey, Armitage no recibió en ningún momento instrucciones de comportarse de ese modo. Nunca fue parte de la política estadounidense amedrentar a Pakistán con acciones militares o bombardeos, agregó el portavoz.

También Armitage desmintió ayer haber amenazado a Pakistán. En declaraciones a la CNN dijo que tuvo una conversación “muy franca” en la que comunicó el requerimiento estadounidense de que Pakistán cooperase. “Nunca amenacé con utilizar fuerza militar alguna, no estaba autorizado a hacerlo”, aseguró. Durante la rueda de prensa Musharraf se mantuvo en silencio respecto a ese tema y se remitió a un libro de memorias que publicará próximamente. El mandatario acordó con la editorial Simon&Schuster no hablar del tema, al tiempo que la televisión norteamericana calificó esta actitud de Musharraf de extremadamente inusual.

Previo al encuentro de ayer, también Bush había causado disgusto en torno a Musharraf, a raíz de un comentario acerca de que tropas de Estados Unidos avanzarían sobre territorio de Pakistán si vieran una posibilidad concreta de atrapar allí al líder terrorista Osama Ben Laden. En una entrevista de CNN, el mandatario estadounidense respondió el miércoles que si en Pakistán hubiera indicios sólidos de los servicios secretos sobre el paradero del líder de Al Qaeda, estaría “absolutamente” dispuesto a enviar tropas a ese país para capturar o matar a Ben Laden.

En cambio, ayer ambos políticos restaron importancia a las diferencias y resaltaron sus coincidencias en torno a la lucha antiterrorista.


Comentarios


Bush reitera confianza en Pakistán y dice que no sabía de amenazas