Bush y Blair afinan la nueva ofensiva diplomática en la ONU

Gran Bretaña presentaría a fines de la próxima semana un nuevo proyecto de resolución al Consejo de Seguridad de la ONU, buscando el respaldo a una cláusula que les permita desencadenar un ataque automático a Irak, aunque enfrentan la resistencia europea.



Washington (dpa).- Estados Unidos y Gran Bretaña presentarían a fines de la semana próxima el proyecto de una nueva resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre Irak, anunció ayer el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer.

"La cuestión central que el presidente (George W. Bush) quiere que aparezca ahí (en el borrador) es el refuerzo de la resolución 1441, dejando claro que 'final' significa 'final' y que 'serias consecuencias' significa 'serias consecuencias'", dijo Fleischer.

La resolución 1441, aprobada en noviembre pasado, estipula que Irak deberá enfrentar serias consecuencias si no colabora con los inspectores de armas.

Estados Unidos ha advertido reiteradas veces al Consejo de Seguridad sobre el peligro de transformar al organismo internacional en algo "irrelevante" si no refuerza sus resoluciones.

Bush afirmó ayer que si bien embarcarse en una guerra para desarmar a Irak es el último recurso, "no hacer nada es una opción aún peor".

El mandatario señaló, más allá de una segunda resolución, que la acción militar ya está justificada en resoluciones anteriores, incluyendo la de noviembre.

Por otra parte, consideró "positiva" la declaración que los líderes de la Unión Europea (UE) emitieron el lunes advirtiendo a Saddam Hussein que tiene una última oportunidad para deshacerse de armas de destrucción masiva y cooperar completamente con los inspectores.

Bush ha pedido que no se permita que las inspecciones se prolonguen indefinidamente y ayer volvió a decir que dirigirá una coalición para atacar Irak si no se alcanza una solución diplomática en el seno del Consejo.

El diario "Washington Post" informó ayer, citando a funcionarios de la administración, que Bush podría permitir dos semanas más de diplomacia y que podría apoyar una fecha límite para que Saddam cumpla. Sin embargo, Bush no respondió a las preguntas de si Estados Unidos fijaría un ultimátum a Saddam en la nueva resolución para darle una última oportunidad.

Lo que sí dijo es que Saddam ya había tenido varias oportunidades: "No necesitamos otra oportunidad, y otra, y otra", dijo.

Por otra parte, Bush describió al primer ministro británico, Tony Blair, como un hombre "valiente", y agregó: "Estoy orgulloso de poder llamarlo amigo". Con respecto al presidente de Francia, Jacques Chirac, Fleischer, destacó ayer que Bush respeta, a pesar de las diferencias, su franqueza y su rectitud.

El petróleo sigue en alza

NUEVA YORK (Reuters) - Los precios del petróleo cerraron ayer cerca de máximos de 29 meses, mientras Estados Unidos y Gran Bretaña buscaban una segunda resolución de las Naciones Unidas que facilite la opción de la guerra contra Irak.

Por otra parte, una fuerte tormenta invernal que azota al este de EE. UU. contribuyó a impulsar los precios al alza por un aumento en la demanda del combustible de calefacción justo cuando los inventarios han caído a niveles por debajo de lo normal. El futuro del crudo ligero estadounidense para entrega en marzo cerró a 36,96 dólares por barril, ligeramente por debajo del máximo intradiario de 37,05 dólares por barril.

Este es su máximo nivel desde septiembre del 2000 y está apenas 4 dólares por debajo del precio más alto que alcanzó durante la Guerra del Golfo, de 1990 a 1991. Los precios subieron después que la Casa Blanca dijera que podría proponer una nueva resolución de la ONU esta semana (ver aparte).


Comentarios


Bush y Blair afinan la nueva ofensiva diplomática en la ONU