Bush y Lula acuerdan por los biocombustibles

El anuncio lo realizó el presidente de Estados Unidos, en el marco del lanzamiento de una asociación estratégica con Brasil para impulsar la creación de un mercado mundial para biocombustibles como el etanol. Las protestas marcan su gira por Latinoamérica.



San Pablo  (Télam).- El presidente de Estados Unidos, George Bush, dijo hoy que su gobierno decidió reducir el consumo de combustible fósiles en su país, para lo cual pretende multiplicar por siete el consumo de biocombustibles en un período de 10 años. Al hablar junto al presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva, tras su visita a la planta de distribución Transpetro de la estatal Petrobras, en Guarulhos, Bush dijo que su país pretende "reducir el consumo de gasolina" en su país, informó la edición on line del diario Folha de San Pablo.  

Por su parte, el mandatario brasileño, afirmó que "esta alianza estratégica va a permitir al mundo cambiar su matriz energética y permitirá polucionar mucho menos el planeta en el siglo XXI", en su discurso reproducido por la Agencia Brasil. El mandatario también dijo que el desarrollo de los biocombustibles "va a democratizar el acceso a la energía, reduciendo la pobreza y promoviendo la inculsión social".  

Lula celebró el acuerdo firmado hoy con Estados Unidos, y aseguró que la asociación entre los dos principales productores de etanol del planeta "puede significar definitivamente un nuevo momento para la industria automovilística en el mundo, un nuevo momento para los combustibles en el mundo y, posiblemente, un nuevo momento para la humanidad".  

Con esos objetivos, el presidente de Estados Unidos expresó que quiere incentivar la ampliación del consumo de biocombustibles como el alcohol y el biodiesel.Después de visitar Transpetro, Bush afirmó que pretende elevar en siete veces el consumo norteamericano de biocombustibles, que hoy es de 5 millones de galones por año.  

Según las metas propuestas por su administración, Estados Unidos podría elevar ese consumo a 35 millones de galones por año en un período de 10 años. El anuncio de Bush se concreta en el marco del lanzamiento de una asociación estratégica con Brasil con miras a impulsar la creación de un mercado mundial para biocombustibles como el etanol, producto del que ambos países concentran el 75 por ciento de producción mundial.   El memorándum de entendimiento en este sentido, firmado hoy en San Pablo por la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, y por el canciller brasileño, Celso Amorim, contempla una coordinación conjunta para establecer patrones internacionales para el etanol y convertirlo en una "commodity".  

Ambos presidentes mantuvieron un breve encuentro a solas momentos antes de iniciar la visita a la planta de Transpetrol y tras beber un jugo de caña de azúcar (base de la producción del biocomustible), se colocaron sus cascos para recorrer las instalaciones industriales. Bush afirmó que los Estados Unidos quieren ser cada vez menos dependientes del petróleo: "Los Estados Unidos están interesados en diversificar las fuentes de generación de energía. Queremos reducir la dependencia del petróleo como una cuestión de seguridad nacional".  

También afirmó que su país está preocupado por los costos de la importación de los combustibles al señalar que "existe un interés económico", al asegurar que "en el mundo globalizado se aumenta la demanda por petróleo y se aumenta el precio de la gasolina para los Estados Unidos".


Comentarios


Bush y Lula acuerdan por los biocombustibles