Buzzo y Scalesi rompen lanzas por un curso



VIEDMA (AV)- La relación entre el ministro de Salud, Francisco Buzzo, y el secretario general de la Unión Personal Civil de la Nación, Juan Carlos Scalesi, volvió ayer a tener sus remezones luego de un serio cruce de acusaciones en torno a la organización de un curso de capacitación para médicos generalistas.

El ministro -apelando a mensajes indirectos y floreados giros idiomáticos- remitió una nota al dirigente sindical desligándose de los nombramientos, rechazó objeciones a la planificación educativa, reivindicó el vínculo con la Asociación Trabajadores del Estado y lo mandó a dialogar con sus rivales.

Respaldó a las instituciones participantes como la Universidad Nacional de la Plata, la Federación Argentina de Medicina General y el equipo de salud, y la asociación (gremial) que “en igual sentido nuclea a los profesionales de nuestra provincia”.

Defendió la actividad académica diseñada argumentando que “responde a los requerimien-tos determinados previamente” y tomando en cuenta la política “aperturista” del gobernador Miguel Saiz, le sugirió a Scalesi “la apertura de canales de comunicación para con esas entidades y despejar dudas”.

A su criterio “el mejor camino para concretar la participación de trabajadores en este tipo de decisiones debe traducirse en el diálogo permanente con todos los sectores”.

Anoche, Scalesi le anunció a Saiz su decisión de retirar la participación sindical en el desarrollo del curso de medicina general familiar, ante semejante pronunciamiento ministerial.

Calificó de “contradictorio” a ministro porque primero “negó tener conocimiento de las designaciones cuestiones” y posteriormente “hizo una ferviente defensa de los cuestionados”.

Se mostró “harto” de la “bur-la” y “descalificación” porque “mientras UPCN prioriza la política sanitaria y gubernamental, Buzzo simplifica planteos”.

Días atrás, el gremialista había reprochado la actitud oficial por privilegiar a capacitadores de ATE en detrimento de los suyos, en el marco de un convenio entre ese gremio, el gobierno provincial y la universidad platense en materia de capacitación. También le había reprochado “su particular ausencia” en ese acuerdo.

Los primeros cortocircuitos entre ambos sectores salieron a la luz cuando Buzzo privilegió nombramientos en la cartera ministerial que provocaron el desagrado gremial, en diciembre pasado.


Comentarios


Buzzo y Scalesi rompen lanzas por un curso