Cada vez hay más elementos para creer que Saldaña fue asesinado



SAN NICOLAS, Buenos Aires.- La hipótesis de que el ladrón Martín Saldaña pudo haber sido asesinado en la comisaría donde estaba alojado, se robusteció ayer con la revelación de que en la celda donde apareció ahorcado, horas después del copamiento del Banco Nación de Villa Ramallo, se encontraron elementos que podrían probar que fue sometido a torturas antes de morir asfixiado.

El hallazgo de una cinta plástica -que podría haber sido utilizada para fijar a la cabeza de Saldaña una bolsa de nylon en la tortura denominada “submarino seco”- colocó en una situación muy comprometida a los policías que se encontraban en la comisaría del menor.

En tanto, con la excusa del conjuez Juan José Galera, se dilató nuevamente el inicio de la investigación por “homicidio por omisión” sobre el juez Carlos Villafuerte Ruzo, cuestionado por sectores políticos desde que minutos después de la masacre reconociera que no sabía quién había dado la orden de disparar sobre el coche en el que huían los ladrones con los rehenes como escudo.

Por otra parte, la Gendarmería Nacional continuaba ayer esperando una orden judicial para iniciar las pericias sobre las armas de los policías que intervinieron en el tiroteo del 17 de septiembre en Ramallo.

Ayer, el médico Hugo Nanin, perito de parte de la familia de Saldaña, afirmó que resulta “inexplicable” la presencia de una cinta plástica en la celda en la que el joven apareció ahorcado, con un mapa de la sucursal del Nación en uno de sus bolsillos. Nanin también contó que el cadáver presentaba un hematoma en la frente, que pudo haberle causado “la pérdida del conocimiento”.

En tanto, la abogada María del Carmen Verdú, representante legal de la concubina de Saldaña, Norma Ojeda, contó que los forenses de la Suprema Corte de Justicia bonaerense deberán determinar si había pelos en la bolsa hallada en el calabozo en el que murió el joven, lo que podría probar que el delincuente fue sometido a la tortura conocida como “submarino seco”.

Para determinar con carácter de prueba judicial, si Saldaña fue sometido al “submarino seco” o al paso de corriente eléctrica (picana), los abogados pidieron al fiscal Vicente Botteri la exhumación del cadáver y una segunda autopsia. Los trámites se cumplieron ayer.

Durante la necropsia -reveló Verdú-, se extrajeron tejidos “alveolares y capilares” que ya fueron enviados a los forenses de la Corte bonaerense.


Comentarios


Cada vez hay más elementos para creer que Saldaña fue asesinado