«Cafiero está asustado», dijo Sapag

La senadora neuquina reveló que Cafiero le dijo que "tenía certeza" sobre los sobornos





Buenos Aires (ABA).- «Lo que oí, lo oí…además, hizo un gesto con la mano que eran cinco senadores…». De manera categórica, la legisladora emenepista Silvia Sapag, reveló con lujo de detalles a «Río Negro» el episodio durante el cual -según su versión, presenciada por otros parlamentarios- Antonio Cafiero dijo que tenía «certezas» sobre los sobornos en la Cámara alta para la aprobación de la reforma laboral. «Está asustado», conjeturó ante la rotunda marcha atrás que ahora dio el senador Cafiero.

-¿Cómo se enteró del presunto soborno?

– Por diarios, por la radio y ante la presentación de privilegio de Cafiero.

– Antes de la cuestión de privilegio, ¿hizo algún comentario con algún colega?

– No. Mi contacto acá con los senadores es escaso. En mi bloque, que somos dos, no tengo relación con otros senadores.

¿A iniciativa de quién surgió la reunión con Villaverde y los demás?

-A iniciativa de Del Piero, quien me llamó ante el último artículo de Morales Solá, después de las cuestiones de privilegio. Ya había empezado la revolución. Del Piero se había puesto en contacto con Usandizaga y habían acordado ir a verlo a Morales Solá. No para interpelarlo, sino para ver qué es lo que nos podía contar y que podíamos averiguar. Entonces yo le dije que antes de verlo a Morales Solá, primero teníamos que verlo a Cafiero. Incluso para mostrarle nuestra solidaridad. Entiendo, por experiencia propia, que cuando uno empieza estas cruzadas, suele quedarse solo.

-¿En qué cruzada se quedó sola usted ?

-(risas)El tema del acuerdo del gobernador de mi provincia con Repsol. Uno quizá cree que está solo…Sigo…Del Piero, le transmitió mi propuesta a Usandizaga, que estuvo de acuerdo, y lo debe haber llamado a Cafiero. Y fuimos a su despacho.

-¿Quiénes fueron?

-Usandizaga, Del Piero, Villaverde y yo. Cafiero contó cómo habían sido los hechos, que había salido este artículo de Morales Solá, que él se había sentido tocado, que empezó a investigar, que después presentó su cuestión de privilegio, hasta que saló un artículo de Morales Solá.

– ¿Y qué pasó?

– Y bueno, siempre diciendo que no tenía pruebas y que era todo muy sospechoso, hasta que por ahí se animó y dijo las cosas que más grabadas me quedaron a mí. Le pregunté si era cierto que él, por los únicos que ponía las manos en el fuego era por Maya y por Villaverde. Contestó Cafiero: «No, yo nunca dije eso». Bueno le digo, pero usted habla de certezas. Entonces él no negó que hubiera dicho que tenía certezas, pero sí reconoció que podría haber sido un error de parte suya haber dicho esa palabra, porque eso lo podía incriminar legalmente.

– Usted insistió mucho que no es tanto lo que Cafiero cree, sino lo que sabe…

– Es verdad, en algún momento, y lo repitió dos veces dijo: «Yo no lo creo, lo sé». Y otra de las cosas que nos dijo cuando estaba apurado porque tenía otra reunión y ya estábamos parado, hizo un gesto con la mano que eran cinco senadores.

– ¿Lo dijo?

– No. Apoyó lo que decía con el gesto.

– Pero él hace poco salió a decir que usted tenía un problema auditivo…

– (Risas) Pero si tengo problemas auditivos, también debo ser corta de vista porque no debo haber visto el gesto.

-Pero al haber cuatro senadores, ¿ cambiaron? Cafiero, ahora, pisó el freno y Del Piero pide un careo…

– Anoche hablé con Del Piero. Me preguntó si yo seguía manteniendo lo que habíamos oído y le dije que por supuesto que sí. Lo que oí, lo oí. No tengo más información, pero jamás voy a negar lo que se dijo allí.

-¿Habló con Usandizaga usted?

-No, no hablé con él ni con Villaverde. Lo voy a hacer, pero no es tan importante para mí. Yo lo sé. Lo que oí, lo oí.

– Cuando De la Rúa, al terminar su reunión con los senadores justicialistas que lo vieron, dijo que la versión de los sobornos era absurda, ¿cómo lo tomó?

– Los senadores justicialistas fueron infantiles. Cuando se vieron acusados recurrieron a la máxima figura, para sacar un certificado de buena conducta. Cafiero, por su parte, fue a verlo al Vicepresidente, al Jefe de Gabinete, a Alfonsín. Y creo que él también fue a verlo a Morales Solá. Esa es otra de las cosas que le pregunté. A mí me habían dicho que el día anterior había estado Morales Solá en su despacho acá en el Senado. Me dijo que era verdad.

– ¿Cómo se siente cuando irónicamente se la trata de mentirosa?

– Había otros senadores. No me siento mal, aunque siento que se instala una sospecha sobre todo el senado. Cuando planteó la cuestión de privilegio, Cafiero contó que se sentía como en un pantano. Yo creo que él se liberó, pero a nosotros nos dejó bajo la sospecha. No puedo disculparlo.

– ¿Por qué cree que Cafiero avanzó hasta el limite y ahora está retrocediendo?

– Podría ser la interna entre Maya y Alasino, la interna de la Alianza… Lo que vale, para mí, es que él manifestó que hubo soborno para aprobar la ley.

Ahora Cafiero dice tener «certeza» de que hubo sobornos

El senador justicialista Cafiero ratificó ayer por la noche en plena sesión de la Cámara alta que tiene «la certeza» de que hubo sobornos a cambio de la aprobación de la reforma laboral.

Previamente, el senador fue presionado desde distintos sectores para que brinde precisiones sobre su denuncia, especialmente desde el radical Horacio Usandizaga y la neuquina Silvia Sapag (ver aparte), quienes reiteraron que Cafiero les reconoció que «sabía de cinco senadores que cobraron». «Tengo la certeza que hubo actos de soborno, pero no tengo las pruebas», sostuvo Cafiero anoche, lo que significó la ratificación pública de su denuncia.Pero inmediatamente, desde la bancada radical le pidieron que explicite la admisión que hizo en una reunión que mantuvo con Usandizaga, Sapag, Pedro Del Piero y Jorge Villaverde. (DyN)

Sesiones en un denso clima

En medio de un clima que muy enrarecido por las sospechas de pago soborno, el Senado inició esta tarde su sesión del día. Después de los homenajes y las formalidades, el primer tema importante tratado fue el que podrían afectar la situación de los presos por el asalto al cuartel de La Tablada. Sin embargo, la sesión se vio rodeada por las versiones de fragmentaciones en el bloque justicialista. (DyN)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Cafiero está asustado», dijo Sapag