CALF mantendrá el pedido de desalojo

Aún no hay acuerdo entre las 43 familias que tomaron tierras de CALF y la cooperativa. El IPVU dice que deben dejar el lugar. El lunes vence el plazo que dio la Justicia antes del desalojo.



NEUQUEN (AN).- El presidente del Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU), José Oser, dijo que las 43 familias de la toma Jóvenes Sin Tierra, del barrio Bouquet Roldán, "deben reconocer los derechos de CALF" sobre el predio que ocupan "si es que quieren encontrar una solución para su problema habitacional".

Paralelamente, ayer los tomadores se entrevistaron con la jueza Norma Poza, que instruye la causa del pedido de desalojo solicitado por la cooperativa eléctrica.

En ese encuentro confirmaron que su situación no cambió, ya que el pedido sobre el desalojo de tierras sigue en pie. La semana pasada el gobierno provincial, a través del IPVU, ofreció intermediar para evitar una salida violenta.

El término de 10 días hábiles para que las familias dejen el predio vence durante la mañana del lunes. La cooperativa deberá hacer otra presentación luego de este vencimiento si es que quiere recuperar las parcelas mediante la utilización de la fuerza pública. Una medida que ni el titular del IPVU ni funcionarios de CALF descartaron de plano.

Oser dijo que se reunió con directivos de la cooperativa para encontrar una salida al conflicto y afirmó que los tomadores "deben reconocer los derechos de CALF si es que quieren encontrar una solución para su problema" habitacional.

 

Abandonar el lugar

El titular del IPVU, señaló que tanto la provincia como los dirigentes de la adjudicataria del suministro de energía están dispuestos a mantener contactos con los ocupantes, "pero tienen que dejar de acreditarse derechos que no les corresponden". Mientras no depongan esta actitud, agregó, "las posiciones de encuentro seguirán complicadas".

En un tono similar se manifestó el vicepresidente primero de CALF, Julio Barreto. Reconoció los acercamientos con la provincia para propiciar una solución, pero por otra parte dijo que "no revocaremos la medida judicial planteada días atrás".

En ese sentido, asumió que "si para el lunes no llegamos a un acuerdo, todo indica que la decisión quedará en manos de la justicia".

Los terrenos reclamados po la actual administración forman parte del plan de obras para mejoras en el oeste de la ciudad.

En ese lote busca la construcción de una subestación para paliar los inconvenientes en el servicio cada vez que un problema se presenta en la central térmica Alto Valle y en otra ubicada en el norte de la ciudad.

Durante los últimos 15 días trascendió que parte de la solución pasaría porque la obra se realice en un predio perteneciente a la provincia, colindante con la toma. Oser no lo descartó: "Podría ser una de las alternativas", dijo, pero luego volvió a enfatizar que "tarde o temprano las familias deberán ser lanzadas" del sector donde permanecen.

En tanto, la Coordinadora de Tomas, el organismo que agrupa media docena de asentamientos de esta ciudad, concurrirá luego de las 10 de hoy al predio eje del conflicto.

"La jueza nos dijo que el recurso no fue retirado, y entonces decidimos permanecer en estado de alerta", dijo Pablo Zúñiga, uno de los delegados de esta coordinadora.


Comentarios


CALF mantendrá el pedido de desalojo