Cambia el perfil de los ingresantes en la UNC

La institución se ve obligada a cambiar la forma de apoyar a los estudiantes, reconoció el rector.

NEUQUÉN (AN).- El perfil de los alumnos de la Universidad Nacional del Comahue comenzó a cambiar en los últimos años. Ya no se inscriben sólo estudiantes de clase media, de sectores urbanos y con familias de un relativo nivel educativo sino que gran parte de los ingresantes provienen de hogares de bajos recursos, que han ido a la escuela en contextos culturales más complejos y son, en su familia, los primeros que inician una experiencia universitaria.

El dato lo brindó el rector Gustavo Crisafulli que destacó la nueva situación aunque reconoció que obliga a la universidad no sólo a modificar prácticas de apoyo en relación a los estudiantes sino también a habilitar espacios físicos comunes, que cada vez son más demandados.

“La mayor parte de los chicos que nos están llegando provienen de hogares de bajos recursos, que han ido a escuelas donde el entorno cultural no es el más desarrollado, y como son los primeros en encarar una experiencia universitaria su familia no sabe mucho como ayudarlos”, detalló en una entrevista con “Río Negro”. Agregó que, en este contexto, la universidad “tiene que establecer un diálogo distinto, cambiar sus prácticas” para promover la retención de estos estudiantes en la educación superior.

El fenómeno en la UNC se empezó a sentir con mayor fuerza hace unos diez años. “Sobre todo nos alertó sobre eso la experiencia de las universidades nuevas del conurbano bonaerense donde el 80% de sus estudiantes provienen de este contexto”, detalló el rector. Recordó que en las casas de estos alumnos no hay en general bibliotecas, ni internet por lo que las universidades debieron preocuparse mucho más en atenderlos.

“Son chicos que pasan muchas más horas en la universidad porque viven lejos y no tienen los recursos económicos para volver a sus casas; porque es el lugar donde tienen internet e incluso porque están calentitos para estudiar. Lo que hemos tenido acá, por este motivo, es la explosión del uso de los espacios comunes”, detalló. Así, la sede central de la UNC decidió abrir el comedor toda la tarde para liberar también espacio en la biblioteca que no da abasto, por ejemplo.

El nuevo perfil de los estudiantes le sumó complejidad a un tema que siempre preocupa en la educación superior y que es la retención de los alumnos en el sistema. “Estamos orientando las políticas de bienestar a atender a los estudiantes nuevos y hay cosas que son de más largo plazo como ampliar los comedores, tener más salones de usos múltiples, más residencias, pero eso lleva años”, reconoció Crisafulli.

El presupuesto universitario para el año que viene será de 1.200 millones de pesos, un 34% más que el que actualmente se está ejecutando, aunque aun insuficiente para una universidad que cuenta con 12 sedes, ubicadas en las provincias de Neuquén y Río Negro.

EDUCACION


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios