Cambiar juguetes bélicos por libros



Al Deliberante neuquino entrará una propuesta para instrumentarlo.

NEUQUEN (AN)- Libros por armas de plástico. Lectura versus juegos violentos. En esta capital desde el Concejo Deliberante se intenta promover el cambio.

"Es una idea que se basa en experiencias como la que se implementó en Mendoza, donde cambiaron primero armas de verdad por vales de comida, y después armas de juguete por otro tipo de juguetes", explica la concejala neuquina Sil-via Bosa (MPN).

Bosa elaboró un proyecto de ordenanza mediante el cual todos los años, durante julio y agosto, la municipalidad pondría en marcha un programa para cambiar juguetes bélicos (revólveres, escopetas, ametralladoras) por libros infantiles.

La iniciativa será presentada en la próxima sesión del Deliberante y faculta a la intendencia para organizar campañas, solicitar colaboraciones e instrumentar cualquier tipo de actividades tendientes a recaudar fondos para conseguir libros.

Bosa comentó que mantuvo conversaciones con la cámara de libreros de Neuquén que, "a pesar de que tienen muchos problemas económicos, está dispuesta a colaborar con la iniciativa, que les parece muy interesante para fomentar la lectura".

La lucha contra los juguetes bélicos tiene varios frentes. En Neuquén, por caso, uno de los principales comercios del ramo decidió hacer un par de años dejar de venderlos.

"Es una forma de no fomentar la violencia; la gente se ha acostumbrado y ahora prácticamente no pide ese tipo de juguetes. Nosotros tenemos decidido no venderlos", explicó la encargada de la juguetería ubicada en avenida Argentina. El local, más que por su particular forma, es conocido por ser blanco de los destrozos que sufren sus vidrieras a manos de los violentos.

"Con el canje, apuntamos a un cambio cultural, a promover la lectura y el entretenimiento. De esa forma quizá ayudamos a que el uso de esas armas de juguete lleve a los chicos a usar las de verdad cuando son grandes", indicó la edila en diálogo con "Río Negro".

La mujer comentó que, si bien hasta ahora no lo hizo, tiene pensado contactarse con Unicef y con las bibliotecas populares neuquinas.

"Cualquier cosa o cualquier institución que quiera sumarse será bienvenida", agregó Bosa, quien descontó que su proyecto tendrá consenso en el Deliberante.

El proyecto ordenanza, en su artículo 2, establece que el organismo encargado de llevar adelante la campaña será la secretaría de Desarrollo Humano de la municipalidad que, a su vez, deberá invitar a todas las instituciones intermedias y comunidad en general.

La concejala también pedirá estadísticas sobre qué proporción de ventas representan los juguetes bélicos sobre el total que comercializan los fabricantes.


Comentarios


Cambiar juguetes bélicos por libros