El estacionamiento medido hizo cambiar los hábitos a los automovilistas

El sistema medido y pago en Cipolletti cumplió una semana. Los conductores buscan espacio fuera del área de cobro.



#

Tras la ordenanza, se poblaron las calles donde el estacionamiento es gratuito y hay mucho lugar en el centro, donde se paga. (Foto: miguel gambera )

La implementación del sistema de estacionamiento medido y pago trasladó el caos vehicular del centro a los barrios, y Rosauer es uno de los más afectados. La calle Alem, uno de los cuatro límites periféricos, es una nítida frontera: De un lado se observa cada mañana cómo los autos dan vueltas y vueltas en busca de un lugar; en el otro el espacio abunda: ahí hay que pagar.

El intendente Aníbal Tortoriello se mostró conforme con la primera semana del sistema y aseguró que está funcionando “muy bien”. Los principales perjudicados son los frentistas y los trabajadores que acostumbraban a estacionar toda la mañana cerca de su empleo.

El costo mensual aproximado para un usuario que deje el vehículo 8 horas diarias, cinco veces por semana, ronda los 2.700 pesos. En tanto los frentistas deben pagar un canon de 500 pesos y pueden estacionar en la calle donde viven y las dos perpendiculares. Si no encuentran estacionamiento en ese sector, deberán pagar como cualquier usuario. Desde la Dirección de Seguridad Vial indicaron que se están realizando alrededor de 25 trámites diarios entre frentistas y personas con discapacidad. “Si traen todos los papeles, se hace de un día para otro”, explicaron.

Desde el empresa Altec, que tiene a su cargo el servicio, aseguran que la puesta en marcha del sistema fue “buena” y que de a poco los usuarios se van a ir acostumbrado. “Es una transición normal. Muy bien para lo que se esperaba. La gente tiene que habituarse” expresó Hernán Miodosky, ingeniero de Altec y responsable del desarrollo tecnológico. Miodosky reconoció que el estacionamiento medido “nunca es popular” y que siempre genera “resistencia” pero que es un ventaja para los cipoleños. “Se puede estacionar con total comodidad en el centro, disminuyen los accidentes de tránsito y la contaminación. La gente se va a ir habituando”, indicó.

Por ahora los conductores optan por dejar sus vehículos fuera del radio pago. El principal motivo es el costo, seguido en algunos casos del desconocimiento de cómo registrar el vehículo en el sistema digital que ofrece la empresa SEM.

El dato

Datos

$ 500
El canon que debe pagar un frentista para estacionar el vehículo cerca de su propia vivienda.

Comentarios


El estacionamiento medido hizo cambiar los hábitos a los automovilistas