Cambio en la pesca para evitar depredación

Pescadores sin cargo irán a banco de datos y recibirán precintos. La adquisición indebida de un permiso gratuito será multada.



JUNIN DE LOS ANDES (ASM).- Los pescadores que adquieran permisos sin cargo, como menores o jubilados, serán registrados en un banco de datos y recibirán cinco precintos para sacrificio de truchas al igual que aquellos que pagan por pescar. La medida apunta a multiplicar controles y evitar la depredación.

Así lo confirmó la Dirección Provincial de Recursos Faunísticos y Areas Naturales Protegidas, que depende de la subsecretaría de Turismo. La medida hace referencia a la entrega de los precintos numerados y de color amarillo, que se obtienen sólo para los permisos por temporada y que Neuquén reconoce para el tránsito interjurisdiccional de las piezas sacrificadas.

El titular de la dirección, Alejandro del Valle, explicó que “hasta ahora, los precintos no se entregaban con permisos sin cargo, debido a la imposibilidad de controlar que una misma persona pudiera solicitar más de un permiso de pesca en varias bocas de expendio”.

En esos casos, añadió el funcionario, “una misma personas podría acceder a muchos precintos, sacrificándose así una cantidad no deseada e indefinida de truchas. Esta situación hubiese ido en contra de lo que estrictamente queremos evitar”.

Para corregir el problema y eliminar distorsiones entre la adquisición de permisos con cargo y sin cargo, la provincia dispuso la creación de una base de datos computadorizada con todos los pescadores que obtienen permisos gratuitos, a fin de evitar que una misma persona pueda hacerse de más de un permiso.

Conviene recordar que el llamado “permiso” es una estampilla que se adhiere sobre una proforma, que ya está editada en el librillo o reglamento de pesca.

Los menores de 18 años, los jubilados y pensionados y los mayores de 65 años son quienes pueden obtener el permiso de pesca sin cargo. A partir del nuevo sistema, estas personas -con excepción de los menores de 13 años- recibirán los cinco precintos para el sacrificio de otras tantas truchas por temporada.

Sus nombres, documentos, domicilio, número de permiso y cantidad de precintos recibidos quedarán asentados en un registro, cuyos datos se ingresarán luego a un soporte informático de la Dirección de Contralor Faunístico con asiento en Junín de los Andes.

Asimismo, enfatizó Del Valle, la adquisición indebida de un permiso sin cargo ha sido incorporada a un nomenclador de multas de reciente creación, como una infracción punible con la suma de 300 pesos.

Los precintos deben ser utilizados solo en caso de sacrificio de truchas (percas y pejerreyes en ambientes permitidos no deben ser precintados), pero siempre siguiendo la reglamentación específica de cada ambiente de pesca.

Los pescadores que no deseen sacrificar truchas tienen la posibilidad de devolver sus precintos, y todos aquellos que retornen los cinco reglamentarios podrán participar de sorteos con importantes premios al final de la temporada, dijo Del Valle.

El director de Recursos Faunísticos lamentó los inconvenientes derivados de la no exigencia del uso de precintos por parte de Parques Nacionales, que generan confusión en ciertos ambientes pesqueros.

Del Valle explicó que “los ejidos de Angostura y Traful se encuentran rodeados por el Parque Nacional Nahuel Huapi, por lo que los pescadores con permiso de Parques traían sus piezas sin precintar”.

El funcionario dijo que para evitar perjuicios a esos pescadores, los guardafaunas precintarán las truchas capturadas y sacrificadas legalmente, inscribiendo el número del precinto en el permiso del pescador y anotando sus datos en un registro específico. En todos los casos se respetará el límite de una pieza por día y hasta cinco por temporada y por pescador.


Comentarios


Cambio en la pesca para evitar depredación