Cambios experimentados




Las diferentes drogas -tanto las legales, dentro de las que se pueden encolumnar el alcohol, la nicotina y algunos psicofármacos, como las ilegales, entre las que se cuentan la marihuana, cocaína y opiáceos- "estimulan este centro 'de recompensa' directa o indirectamente a través del aumento de la dopamina, y la estimulación repetida por las drogas produce cambios neuroadaptativos en el sistema mesolímbico dopaminérgico, especialmente aquellas más adictivas como la cocaína y la heroína, y también el alcohol y la marihuana", es otro de los conceptos que fueron vertidos en las jornadas desarrolladas en la Escuela de Medicina.

"El desgaste de dopamina puede causar una pérdida de las normales recompensas, y una total desmotivación en lo cotidiano", lo que les hace decir a los adictos que "pocas cosas me satisfacen como la droga", de lo que se desprende que "los cambios neuroadaptativos son críticos para producir la adicción", sostuvieron los profesionales.

Muchos de estos mecanismos estudiados -concluyó Dell'Orfano en su análisis en su contacto con "Río Negro"- explican "las dificultades que padecen las personas adictas cuando realizan un tratamiento, al querer sostener la abstinencia a las drogas y en el esfuerzo cotidiano para no recaer en el consumo de las mismas". (AC)


Comentarios


Cambios experimentados