Candidatos a legisladores italianos proponen

Entre 460.000 y 600.000 italianos o descendientes que viven en la Argentina, el 50% de los residentes en Sudamérica, están en condiciones de votar en las elecciones parlamentarias de Italia, hasta el 6 de abril. Elegirán 12 diputados y seis senadores que los representarán por la “circunscripción exterior” en la futura Legislatura que elegirá al nuevo primer ministro italiano. Las siguientes son las propuestas de tres de los candidatos que viven en el país.

Candidatos a legisladores italianos proponen Entre 460.000 y 600.000 italianos o descendientes que viven en la Argentina, el 50% de los residentes en Sudamérica, están en condiciones de votar en las elecciones parlamentarias de Italia, hasta el 6 de abril. Elegirán 12 diputados y seis senadores que los representarán por la “circunscripción exterior” en la futura Legislatura que elegirá al nuevo primer ministro italiano. Las siguientes son las propuestas de tres de los candidatos que viven en el país. Luis Pallaro, empresario. Un amplio abanico en lo social y económico: Luis Pallaro, titular de la Cámara de Comercio Italoargentina y Feditalia, empresario italiano con más de 50 años de residencia y extensa trayectoria en Argentina encabeza la lista de senadores por las Asociaciones Italianas en Sudamérica. La lista se presenta como «independiente» y propone cobertura médica para todos los italoargentinos, créditos para pymes y reestructuración de la red de consulados. Las Asociaciones Italianas en Sudamérica se reconocen en el modelo «más sociedad, menos Estado» en lugar de la fórmula liberal «más mercado, menos Estado», afirman. En el campo social proponen «sensibilizar a las autoridades italianas para el otorgamiento del llamado «assegno sociale» o el equivalente para los italianos en el exterior; equiparación completa de la pensión mínima italiana en el exterior; pago de las pensiones en euros; establecer acuerdos que eviten el doble descuento de tasas sobre las pensiones; subsidios para repatriar a Italia a nuestros ancianos enfermos. También apuntan a «establecer una ley para retomar la ciudadanía, sin fecha límite y desarrollo rápido (también para los hijos de madre italiana, nacidos antes del 1º de enero de 1948) y promover una ley para recuperar la ciudadanía a los hijos de naturalizados por obligaciones de trabajo. En cuanto a políticas educativas, culturales y de formación plantea la promoción de las universidades italianas en Sudamérica para darle a nuestros hijos el modelo educativo universitario italiano; facilitaciones para que los jóvenes puedan acceder a las universidades italianas; intercambio estudiantiles con escuelas italianas y universidades. Proponen otorgar becas para el estudio del idioma italiano; promover, entre las escuelas financiadas por el Estado, una cantidad de becas para los hijos de italianos carenciados; favorecer acuerdos entre universidades italianas y latinoamericanas para la doble titulación; reforzar la financiación de los cursos de formación destinados a los italianos en el exterior, racionalizando los procesos de supervisión académica, evitando el mal gasto de dinero. Apuntan también a lograr una eficiente red consular, apuntando a la simplificación de los burocráticos procedimientos consulares. Proponen una fuerte política de comunicación, orientada a los italianos en el exterior. En lo económico favorecerán la llegada de créditos para pequeñas y medianas empresas; pasantías para jóvenes en las empresas italianas y el acceso en Italia de productos de las fábricas sudamericanas de propiedad de italianos. Incluyen la creación de un fondo de garantía italiano para pequeñas y medianas empresas latino-americanas que quieran adquirir tecnología en Italia.   “Recuperar las relaciones con Sudamérica” Luis Pallaro, empresario. NEUQUEN/BARILOCHE (AN/AB)- “Vamos por el cambio”, con ese eslogan La Unión, la fuerza de centro izquierda que postula como primer ministro a Romano Prodi, procura derrotar al actual jefe de gobierno Silvio Berlusconi. “Tenemos que sacar a Italia de la profunda crisis económica y el gran desequilibrio social al que lo ha llevado Berlusconi y reconstruir las relaciones con países como Argentina”, dijo Giovanni Iannuzzi, el ex embajador de Italia en este país, candidato a diputado por esa fuerza. Para el Senado promueven a Darío Ventimiglia, quien reside en Buenos Aires. Entre las propuestas que La Unión tiene para los residentes sudamericanos figura en primer lugar brindarles un acercamiento con su país de origen con beneficios sociales, educativos, económicos y comerciales. Objetivos que según Iannuzzi van desde la apertura de consulados a la asistencia sanitaria, pasando por el otorgamiento de becas de estudios y capacitación para profesionales y de incentivos económicos para desarrollos productivos, entre muchas otras alternativas. Iannuzzi tiene una destacada y extensa trayectoria política, con cargos de jerarquía representando al estado italiano en el exterior. El último, hasta su jubilación, fue el de embajador en Argentina, de 1998 a 2001. Desde entonces reside en Villa La Angostura junto a su esposa y allí desarrolla una intensa actividad en el terreno político, cultural, académico -es abogado, además escribe libros, ensayos y artículos periodísticos para medios italianos y argentinos- y social. Dijo que no tiene no tiene ninguna ambición personal y que, a los 70 años y con una carrera cumplida, sólo lo anima el deseo de servir a la comunidad. Cuando se le preguntó si va a ganar una banca dijo que eso lo decidirán los electores, pero que en los sondeos La Unión lleva entre 4 a 6 puntos de preferencia en Italia. Entre los residentes en el extranjero no hay encuestas. ¿Por qué lo tienen que votar? “Primero porque que pertenezco a una gran fuerza política y por que vamos a producir un gran cambio en nuestro país. Berlusconi se ha peleado con países como Argentina y nos aisló de amigos tradicionales. La Unión va a ganar la elección”, sostuvo. La enseñanza del italiano, lograr que los 75.000 jubilados residentes en Argentina perciban el mismo monto que los que viven en Italia, el otorgamiento de pensiones de solidaridad, asegurar la asistencia de salud, dar acceso a la formación profesional, facilitar el acceso a la universidad a través de becas, son entre otros puntos del programa desarrollar por La Unión, señaló Iannuzzi. Otro de los grandes puntos del programa partidario es impulsar la relaciones económicas, favoreciendo las inversiones de Italia en este país. “Sobre todo, acercando a Argentina al sistema de la pymes. Otro objetivo es reabrir un banco italiano”, señaló al respecto. “Nosotros impulsaremos una ley que reconozca los derechos de los italianos en el mundo, que obligue al gobierno a cumplirlo. Otra de las prioridades acá sería abrir un consulado en Neuquén”, señaló.   “Por qué la elección es clave para Argentina”   Luis Pallaro, empresario. Claudio Zin es médico, periodista y candidato a diputado por la UDC. Recuerda que “el 2006 también será un año electoral clave para los argentinos. Porque la Argentina se hará oír en Europa, e Italia en particular. 325.000 ciudadanos ítalo argentinos -de nacimiento o con doble nacionalidad- seremos los protagonistas de un cambio histórico del mapa político de la península”. “¿Por qué participar de la votación? Porque evidentemente no sólo somos italianos para así entrar por una puerta distinta a los países europeos con nuestro pasaporte comunitario. Que nuestro compromiso con Italia no sea sólo sortear más fácilmente un control migratorio”, enfatiza. “Es importante que entienda que no está eligiendo un diputado o un senador, el Parlamento es quien gobierna Italia. Tendremos voz y voto para elegir al primer ministro y a uno de los miembros del poderoso G7.”, afirma. “¿Y por que votar a la UDC? Porque la Democracia Cristiana es el centro de la política italiana”. “Italia es una República que se maneja por bipolaridad de coaliciones y no un clásico bipartidismo. Y excepto los candidatos de izquierda, los candidatos de las Asociaciones Sudamericanas de Inmigrantes aún no definieron cuál será su rol de alianzas en el Parlamento. No existe el independiente en Italia, todos son dependientes de coaliciones, de estructuras partidarias”, dice Zin. “Como representante de la UDC quiero dar respuestas. Voy a trabajar para que los italianos que viven en la Argentina se sientan orgullosos de serlo. Para que no tengan que pasar horas y meses esperando un pasaporte que acredite su identidad. Para que los consulados sean lugares productivos. Para que los ítalo argentinos no cobren una pensión diferente al italiano peninsular. Pelearemos para que la cobertura médica sea universal y que no tenga que ir exclusivamente al Hospital Italiano. Para que el ciudadano, acceda a la consulta, los estudios y medicamentos gratuitos. Y para garantizar la cobertura social del italiano indigente” afirma. Sostiene que “no puedo permitir el olvido. Investigaré el confuso destino de los generosos fondos que el estado Italiano donó para ayudar a los más necesitados, desde el regreso de la democracia en la Argentina,. O cómo se administraron los créditos blandos para las pequeñas y medianas empresas argentinas. Y también insistiré para que la cultura y fundamentalmente la lengua italiana no se extingan fuera de la península”. Finalmente indicó que “Argentina recibió a los inmigrantes italianos con generosidad, libertad y dignidad. Su historia y la de Italia están unidas por lazos más fuertes que la historia: por sangre. Hoy, a través de esta oportunidad histórica, Argentina será huésped y también protagonista de la Comunidad Europea”.  

Un amplio abanico en lo social y económico

Luis Pallaro, titular de la Cámara de Comercio Italoargentina y Feditalia, empresario italiano con más de 50 años de residencia y extensa trayectoria en Argentina encabeza la lista de senadores por las Asociaciones Italianas en Sudamérica.

La lista se presenta como «independiente» y propone cobertura médica para todos los italoargentinos, créditos para pymes y reestructuración de la red de consulados.

Las Asociaciones Italianas en Sudamérica se reconocen en el modelo «más sociedad, menos Estado» en lugar de la fórmula liberal «más mercado, menos Estado», afirman.

En el campo social proponen «sensibilizar a las autoridades italianas para el otorgamiento del llamado «assegno sociale» o el equivalente para los italianos en el exterior; equiparación completa de la pensión mínima italiana en el exterior; pago de las pensiones en euros; establecer acuerdos que eviten el doble descuento de tasas sobre las pensiones; subsidios para repatriar a Italia a nuestros ancianos enfermos.

También apuntan a «establecer una ley para retomar la ciudadanía, sin fecha límite y desarrollo rápido (también para los hijos de madre italiana, nacidos antes del 1º de enero de 1948) y promover una ley para recuperar la ciudadanía a los hijos de naturalizados por obligaciones de trabajo.

En cuanto a políticas educativas, culturales y de formación plantea la promoción de las universidades italianas en Sudamérica para darle a nuestros hijos el modelo educativo universitario italiano; facilitaciones para que los jóvenes puedan acceder a las universidades italianas; intercambio estudiantiles con escuelas italianas y universidades.

Proponen otorgar becas para el estudio del idioma italiano; promover, entre las escuelas financiadas por el Estado, una cantidad de becas para los hijos de italianos carenciados; favorecer acuerdos entre universidades italianas y latinoamericanas para la doble titulación; reforzar la financiación de los cursos de formación destinados a los italianos en el exterior, racionalizando los procesos de supervisión académica, evitando el mal gasto de dinero.

Apuntan también a lograr una eficiente red consular, apuntando a la simplificación de los burocráticos procedimientos consulares.

Proponen una fuerte política de comunicación, orientada a los italianos en el exterior.

En lo económico favorecerán la llegada de créditos para pequeñas y medianas empresas; pasantías para jóvenes en las empresas italianas y el acceso en Italia de productos de las fábricas sudamericanas de propiedad de italianos.

Incluyen la creación de un fondo de garantía italiano para pequeñas y medianas empresas latino-americanas que quieran adquirir tecnología en Italia.

“Recuperar las relaciones con Sudamérica”

 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora