Candidatos evitan hablar de Cuba



Los precandidatos republicanos y demócratas a la presidencia evitarán propuestas de grandes cambios hacia Cuba que puedan costarles votos en la campaña electoral, a pesar de que Fidel Castro se alejó del poder y de llamados a una flexibilización de la política estadounidense hacia la isla, estimaron analistas.

"Todos los candidatos buscan ser elegidos. Realmente pienso que vamos a tener que esperar y ver después del 20 de enero del 2009 - cuando asuma el nuevo presidente estadounidense- si un nuevo líder entiende la gran oportunidad que hay aquí de hacer algo nuevo", resumió Sarah Stephens, directora ejecutiva del Centro de Estudios para la Democracia en las Américas.

Ni el postulante republicano John McCain ni la demócrata Hillary Clinton hicieron anuncios de posibles iniciativas concretas al comentar la renuncia de Castro. El demócrata Barack Obama fue el único en mencionar la posibilidad de "normalizar las relaciones y flexibilizar el embargo de los últimos 50 años", una medida supeditada a que las autoridades cubanas realicen "un cambio significativo" más que a la pura voluntad norteamericana.

La Oficina de Washington para América Latina (WOLA), un centro de estudios crítico de las políticas estadounidenses de aislamiento de Cuba, también puso el peso de un cambio en la balanza del próximo gobierno. "Mientras la actual administración probablemente mantenga el viejo enfoque, los candidatos presidenciales para el 2008 deberían adoptar una posición que mirara más al futuro", reclamó en una declaración. "Un nuevo liderazgo en Cuba presenta una oportunidad única para el próximo gobierno estadounidense. Comprometerse con Cuba a través de mayores contactos bilaterales, el final de la prohibición de los viajes (restringidos para los cubanoamericanos hacia la isla) y un avance hacia relaciones normalizadas sería el paso correcto desde el punto de vista de los intereses y valores de Estados Unidos", añadió. Según WOLA, las políticas que llevan a la falta de contacto bilateral hacen que Washington sea "incapaz" de alentar los cambios que necesita la isla en materia de derechos humanos, por ejemplo.

El actual gobierno reiteró a través del número dos del Departamento de Estado, John Negroponte, que no habrá cambios en la política de Washington hacia La Habana. Estados Unidos impuso un embargo económico y comercial contra Cuba en 1962, que se convirtió en la principal medida de política exterior estadounidense hacia la isla comunista y que tiene el respaldo del poderoso exilio cubano de Miami.

"Desafortunadamente, ni el gobierno de Estados Unidos ni el régimen sucesor en Cuba parecen preparados para lo que viene", opinó por su parte Dan Restrepo, director del programa para las Américas del instituto de análisis Center for American Progress de Washington. "La política estadounidense debe estar marcada por una mayor flexibilidad y mayor apertura, no aprisionada por leyes anacrónicas generadas por una obsesión improductiva de décadas con provocar la desaparición de Castro", insistió. En el mismo sentido, 108 congresistas, la cuarta parte de la Cámara de Representantes norteamericana, enviaron el martes una carta a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, pidiendo "una revisión completa" de la política hacia Cuba. "Después de cincuenta años es hora de pensar en algo nuevo", escribieron. Para Peter DeShazo, director del programa para las Américas del Centro para Estudios Estratégicos Internacionales, ni el actual gobierno ni los precandidatos harán anuncios de variantes tras conocerse la decisión de Castro. "A corto plazo (...) no creo que haya ningún cambio en la dirección de la política estadounidense hacia Cuba con la presente administración", expresó DeShazo.

El Estado clave de la Florida, donde tiene más peso el exilio cubano y que terminó definiendo las elecciones del 2000 en las que accedió al poder George W. Bush, sigue siendo un bastión inexpugnable para cualquier candidato que abogue por un levantamiento del embargo a Cuba, en una lucha electoral en la que cada voto cuenta.

 

MAURICIO RABUFFETTI

AFP


Comentarios


Candidatos evitan hablar de Cuba