“Capaccioli siempre se manejó con impunidad”

El ex superintendente de Servicios de Salud y recaudador de la campaña presidencial de Cristina en el 2007, recibió duras acusaciones de la ex ministra de Salud Graciela Ocaña.

#

Graciela Ocaña aportó numerosas pruebas para desentrañar la mafia de los remedios. Luego renunció.(Foto: Archivo )

La ex ministra de Salud Graciela Ocaña aseguró que Héctor Capaccioli, el ex superintendente de Servicios de Salud de la Nación citado a declarar por el juez Norberto Oyarbide en la causa por la mafia de los medicamentos, hablaba regularmente con Néstor Lorenzo, dueño de de una droguería que habría comercializado esos remedios.

“Capaccioli siempre se manejo con cierto grado de impunidad”, aseguró la ex funcionaria.

“Estamos hablando de mucho dinero porque la Superintendencia devuelve una cantidad muy importante a las obras sociales”, evaluó Ocaña en diálogo con radio Continental.

El jueves, Oyarbide citó a declarar como sospechoso a Capaccioli, que fue el recaudador de la campaña de Cristina Kirchner en 2007 en la causa en la que investiga a farmacéuticas y obras sociales por estafas con remedios.

Al tomar la decisión, el juez sostuvo que se utilizó la recolección del dinero destinado a promover a los candidatos del Frente para la Victoria como pantalla para el lavado de dinero proveniente de esos negocios sucios hechos entre el Estado y varias obras sociales sindicales.

Oyarbide quiere indagar a Capaccioli respecto de los mecanismos de control que realizaba la dependencia a su cargo sobre las obra sociales que compraban medicamentos adulterados o falsos y sobre los cheques aportados a la campaña electoral por empresarios de la industria farmacéutica.

Ocaña especificó ayer que en la causa se siguen tres líneas de investigación: el lavado de dinero, el manejo de las instituciones que se utilizaban para hacerlo, como las cooperativas de crédito y mutuales, y cómo obras sociales como La Bancaria de Zanola, conseguían cobrar costosos tratamientos con medicamenteos adulterados.

Ocaña, que estuvo al frente del Ministerio de Salud hasta el año pasado, aportó numerosas pruebas en la causa tras renunciar. “Me convertí en una indeseable para el kirchnerismo”, afirmó. Añadió que tuvo algunos problemas por amenazas en los últimos días, aunque prefirió no dar detalles.

En tanto, Oyarbide aún no fijó fecha para indagar a Capaccioli. Esperará que la Cámara Federal le devuelva el expediente, pues está estudiando apelaciones del procesamiento de otros involucrados en las maniobras ilegales.

Para fundamentar la indicación a Oyarbide para que avance sobre Capaccioli, los camaristas incluyeron siete páginas de desgrabaciones de diálogos en los que interactúan el ex funcionario y Lorenzo, entre otros protagonistas del caso, que ocupaban cargos en las áreas “encargadas de adquirir los remedios”.

Oyarbide investiga a un “grupo mafioso”, según su definición, dedicado a la falsificación de tratamientos oncológicos y antisida que luego eran suministrados a los pacientes de las obras sociales de los sindicatos.

“También se vendían medicamentos robados que estaba prohibido comercializar porque eran medicamentos que el Ministerio de Salud debe entregar en forma gratuita”, añadió.


Comentarios


“Capaccioli siempre se manejó con impunidad”