Capex va a la Justicia por los decretos de Sobisch

La firma dijo que deberá recalcular sus reservas.



NEUQUEN (AN). – La petrolera Capex, que explota dos áreas y una central térmica en la zona de Senillosa, anunció que irá a la Justicia para intentar frenar los decretos con los que Jorge Sobisch pretende incrementar los precios de los hidrocarburos en Neuquén para aumentar la percepción de regalías. Además anunció que recalculará sus reservas frente a la decisión del gobierno neuquino de no prorrogar su concesión.

El pronunciamiento de Capex, contenido en una comunicación a la Bolsa de Comercio, es el primero de una empresa petrolera desde que hace diez días se conocieron los decretos de Sobisch. Otras compañías se han mantenido hasta ahora en silencio.

El gobierno neuquino le reservó a la estatal Hidenesa las áreas de petróleo y gas que actualmente pertenecen a Neuquén, además de los yacimientos que concesionó en los '90 la Nación con permisos de explotación que caducan entre 2015 y 2018.

Los decretos también establecieron un precio del gas y del petróleo neuquinos diferentes del resto del país, pero sólo a los efectos de la liquidación del 12% de regalías que le corresponden a la provincia.

En el caso del crudo, la administración de Sobisch dispuso que ese 12% se calcule sin deducir, como se hace hasta ahora, las retenciones a las exportaciones. Y para el gas, la base para calcular los recursos provinciales será el precio de importación desde Bolivia, según la pretensión neuquina.

La legitimidad del gobierno provincial para disponer estas modificaciones es cuestionada en silencio por las empresas, cuyos directivos temen, de todos modos, que la provincia las intime a mediados del mes a pagar los nuevos valores con retroactividad al primer día de este mes, cuando entran en vigencia las normas.

Capex opera las áreas Agua del Cajón y Senillosa, donde extrae petróleo, pero sobre todo el gas que abastece una de las centrales térmicas más eficientes del país. El gobierno neuquino dispuso “reservar para su exploración, desarrollo y explotación por parte de Hidrocarburos de Neuquén SA (Hidenesa) todas aquellas áreas hidrocarburíferas que, como Agua del Cajón, propiedad de Capex, han sido concesionadas por el gobierno nacional y que en el futuro se reviertan a la provincia por la caducidad o extinción de las concesiones vigentes”, se lee en la nota enviada por la empresa a la Bolsa el miércoles pasado.

A juzgar por la comunicación de esta compañía, los decretos de Sobisch, lejos de darles a las empresas la seguridad jurídica reclamada, genera “un alto grado de incertidumbre”, sobre todo cuando las empresas están reclamando la prórroga de las concesiones, como la que el gobierno neuquino consintió para Loma de la Lata (Repsol YPF), en 2001, con efectos hasta 2027.

“Consideramos razonable presumir que la provincia pretenderá explotar dichas áreas a partir del vencimiento” de las concesiones, se lee en la nota. Es el mismo esquema que utilizó el gobierno nacional con Enarsa sobre las áreas 'off-shore' en poder del Estado central.

“La compañía considera que las normas mencionadas tendrán un impacto negativo en el cálculo de sus reservas de gas y petróleo, por lo cual ha decidido solicitar una nueva auditoría de estas últimas a consultores internacionales independientes”, comunicó la empresa.

Una explotación eficiente

NEUQUEN (AN). – Agua del Cajón era antes de 1991 un área marginal, pero el desarrollo que realizó allí Capex le permitió no sólo separar los gases ricos sino autoabastecer una central térmica de ciclo combinado de generación de electricidad que se coloca entre las más eficientes del país.

Antes de quemar el gas en la central, la empresa separa el propano, el butano y la gasolina, que luego comercializa, lo mismo que el crudo que obtiene en Agua del Cajón y en el área Senillosa.

Capex se quedó con la concesión de estos yacimientos en 1991.

La producción de Agua del Cajón era en febrero de ese año de sólo 100.000 metros cúbicos diarios de gas y 35 de crudo.

En el desarrollo de las áreas Capex invirtió más de 600.000.000 de dólares.

En la actualidad la producción es, según los números de la propia empresa, de 3.400.000 metros cúbicos diario de gas, 272 metros cúbicos diarios de petróleo, 165 toneladas por día de propano-butano.

La planta generadora de electricidad tiene una capacidad de 672 megavatios (MW).

Hay varios factores que inciden en los buenos resultados de esta compañía

El principal es el hecho de contar con una central de ciclo combinado en el mismo yacimiento, lo que reduce notablemente los costos de transporte y elimina la dependencia de las restricciones que existen en el país para disponer del combustible.

Gracias a la gestión ambiental, Capex es una de las empresas en mejor posición para emitir los denominados “bonos verdes” del protocolo de Kyoto.


Comentarios


Capex va a la Justicia por los decretos de Sobisch