Cardoso deja poco margen a su sucesor

El presidente brasileño envió al Congreso un presupuesto que prevé recortes del gasto público, para mantener la metas acordadas con el FMI. Esto dejaría escaso margen de maniobra a su sucesor el próximo año, cuando la mayoría de los candidatos han prometido aumentos en el gasto social y de apoyo a las empresas.





BRASILIA (ANSA)- El presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, envió ayer al Congreso un proyecto de presupuesto para 2003 que le hará muy difícil a su sucesor, cualquiera sea el candidato que se imponga en las elecciones de octubre, cumplir las promesas electorales durante el primer año de gobierno.

Todos los candidatos presidenciales prometieron generar millones de empleos, aumentar el salario mínimo, reajustar los ingresos de los empleados públicos e invertir en salud, educación y en obras de infraestructura.

Luiz Inacio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), promete crear 10 millones de empleos en cuatro años y Ciro Gomes, del Frente Laborista, asegura que va a construir 300.000 viviendas por año.

El oficialista José Serra dice que durante su mandato generará 8 millones de puestos de trabajo y construirá 200.000 viviendas por año, además de dos hidrovías y varias autopistas.

El ex gobernador de Río de Janeiro Anthony Garotinho promete duplicar el salario mínimo de 200 a 400 reales (un dólar equivale a 3,09 reales).

Pero en 2003, el próximo presidente tendrá inversiones autorizadas, en base al proyecto, de 7.200 millones de reales, frente a los 18.800 millones de reales autorizados este año por el Congreso, cuando el gobierno había pedido 12.000 millones.

El proyecto enviado por el gobierno al Congreso reduce la proyección de crecimiento del PIB de 4 a 3%, y estima una inflación de 6 por ciento. Asimismo, fija gastos totales en 327.900 millones de reales. Además de disponer de 10.000 millones de reales menos para inversiones, el próximo gobierno deberá cumplir en 2003, como se comprometieron todos los candidatos, con un superávit primario de 3,75 por ciento del producto interno bruto.

"Yo considero por lo menos muy difícil que el candidato que se convierta en presidente pueda cumplir varias de sus promesas, porque va a tener que haber cortes de gastos muy importantes", dijo Raúl Velloso, uno de los principales especialistas en cuentas públicas de Brasil.

Además del recorte del gasto previsto en el proyecto de presupuesto, el próximo gobierno tendrá una fuerte reducción de ingresos, ya que las alícuotas de algunos impuestos, como el de ganancias, van a caer. Sólo este impuesto generará 1.700 millones de reales menos el año próximo.

En los mercados, hubo otra jornada nerviosa pero positiva . El dólar cerró con una baja del 1,44%, a 3,075 reales para la venta, debido a que el Banco Central consiguió refinanciar prácticamente todos los títulos de la deuda interna que vencen el lunes. Para eso, el Banco Central consiguió vender los contratos de "swap" cambiario que permiten estirar los vencimientos por 1.600 millones de dólares del lunes, pero pagando tasas de interés altas, 31%.

Respaldo del FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) consideró ayer como "alentadora" la "habilidad" del gobierno de Brasil para conseguir refinanciación para el sector privado, y aseguró que los mercados ya digirieron el acuerdo por 30 mil millones de dólares entre el país y el organismo, que podría ser aprobado el próximo 6 de septiembre.

"En términos del desempeño, el mercado parece que ha digerido la noticia de un más amplio apoyo del FMI a Brasil. La tasa de cambio ha permanecido en una banda relativamente angosta, creo que (...) la habilidad del gobierno para hacer cada vez más refinanciamientos también parece ser alentadora", sostuvo el vocero del organismo, Thomas Dawson. Estimó que el Directorio del FMI aceptará la recomendación de Horst Koehler, de otorgar a Brasil el crédito por 30 mil millones de dólares.


Comentarios


Cardoso deja poco margen a su sucesor