Cardoso descarta emergencia nacional

Acorralado por la Justicia, ablanda su posición sobre el plan de ahorro de energía



BRASIL- El presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, acorralado por demandas judiciales en contra de su plan de ahorro de energía eléctrica, descartó ayer decretar un estado de emergencia nacional, tal como se lo sugirieron desde el interior de su propio gobierno.

El mandatario ofreció una conferencia de prensa en Brasilia y en tono emocionado agradeció "al pueblo, capaz de vencer batallas como éstas" en relación al racionamiento de energía eléctrica cuya meta inicial es reducir el consumo en un 20 %.

Quien no alcance ese objetivo estará expuesto a sobretasas en la facturación y cortes de la luz entre tres y seis días.

A una semana de la fecha prevista para su inicio, el programa de racionamiento de energía de Brasil amenaza con complicarse, a raíz de una dura oposición de la justicia a las medidas dictadas por el gobierno.

Las medidas causaron en los tribunales de justicia una avalancha de demandas que obligaron al mandatario a responder con un nuevo decreto el miércoles que suspendía el código de Defensa del Consumidor.

En la misma rueda de prensa, el mandatario admitió la posibilidad de revisar la revocatoria del código que defiende a los consumidores, en su afán por apaciguar los reclamos "Noté que hay un cierto malestar en relación al código de Defensa del Consumidor... tal vez las medidas no sean razonables, pero podemos llegar a conclusiones que permitan nuevas decisiones", admitió Cardoso.

Tengo la satisfacción, prosiguió, de ver cómo el pueblo brasileño se comprometió espontáneamente a reducir el consumo que, en una primera medición señala 14,9 % menos en San Pablo, la ciudad más poblada de Brasil.

El mandatario rehusó comentar la propuesta de decretar feriados los lunes o viernes para que la reducción del consumo sea mucho más efectiva.

La emergencia nacional fue sugerida ayer por el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Alcides Tapias quien había sugerido que "Brasil ya vive un estado de emergencia".

Tapias había invocado a los jueces que comprendan las razones del racionamiento y "si no hay agua en los reservorios de las hidroeléctricas entonces es preciso que nos digan qué vamos a hacer".

El director del comité de crisis, apodado "ministro de los apagones" Pedro Parente, interpretó las declaraciones de Tapias como una intención por dar una real dimensión al problema. Pero insistió que no se habló de decretar la emergencia, lo cual fue ratificado al caer la tarde por Cardoso. (DPA)


Comentarios


Cardoso descarta emergencia nacional