Cardozo no quiso, Monterrey se cansó y Gracián no llegó

Fin de la novela: el ex Vélez no será jugador de Boca. Suena fuerte Nicolás Cabrera.

#

Cardozo le pidió una fortuna al Monterrey y adiós negocio.

Nunca quiso irse. Le insistieron. Entonces pidió una fortuna. La estrategia funcionó: el Monterrey, que que sólo le interesaba Neri Cardozo, además de varios millones de dólares a cambio de Leandro Gracián, decidió dar por terminadas las negociaciones con Boca por la transferencia del ex Vélez.

Más que Gracián, fue Cardozo el verdadero protagonista de esta historia que ayer llegó a su fin. Es que el volante mendocino era el único jugador que al Monterrey le interesaba para negociar el pase de Gracián a Boca. Pero resultó que Cardozo nunca quiso irse, al menos ahora. Entonces pidió lo imposible: 800.000 dólares por año. Y el Monterrey dijo basta.

"Hemos llegado a la conclusión de que las circunstancias y condiciones actuales no son propicias para realizar el traspaso de nuestro jugador. Le reiteramos la confianza y apoyo con la seguridad de que continuará siendo un aporte importante a nuestro club", decía el comunicado del club mexicano.

Boca ofreció por Gracián 3.700.000 dólares y la contrapropuesta del Monterrey fue que también debía ceder a Cardozo, al que los dirigentes aztecas le ofrecieron un jugoso contrato por tres años. Ante ello en las últimas horas se acentuó el interés boquense por incorporar al volante derecho de Gimnasia La Plata Nicolás Cabrera, también pretendido por Racing.

La operación se realizará a través de una triangulación: Gimnasia le cederá a un grupo empresario el pase del jugador y será incorporado al Lucerna de Suiza, que se apropiará de los derechos federativos y se los cedería a préstamo a Boca por seis meses.

Por otra parte, quedó confir

mado que el defensor Claudio Morel Rodríguez continuará en Boca, pese a que el Atlas de México ofreció 1.600.000 dólares.

Mientras todo esto ocurría, el plantel de Boca llegaba anoche a Tandil para empezar su pretemporada.


Comentarios


Cardozo no quiso, Monterrey se cansó y Gracián no llegó