Carrera contrarreloj para reunir más pruebas

Según los investigadores, está probada la participación de menores. Y procuran reunir elementos que comprometan al mayor de edad. Hay varias pericias científicas



NEUQUEN (AN)- En una carrera contrarreloj, los investigadores tratan de reunir pruebas en contra de los sospechosos del asesinato de Néstor Navarrete. Aunque ya no brindan conferencias de prensa, insisten en privado que el crimen del taxista puede considerarse esclarecido, que la participación de los menores está probada, y

que les faltan algunos elementos para comprometer a un mayor de edad que también habría tenido participación.

En síntesis, eso fue lo que le trasmitieron el juez Marcelo Muñoz y la fiscal Sandra González Taboada a una delegación de choferes y propietarios, durante una reunión de una hora sostenida ayer a la tarde en el despacho del magistrado.

De acuerdo con los datos que pudo obtener “Río Negro”, los investigadores tienen una sola hipótesis de trabajo: es la que involucra a un mayor de edad, que salió hace dos meses de la cárcel de Rawson tras pasar siete años preso por un homicidio, y a sus dos sobrinos menores de edad.

 

Los menores

 

Consideran que está probado que uno de los menores fue el que llamó, la noche del martes, a la base de Taxi Patagonia pidiendo un móvil en una manzana del barrio San Lorenzo. Utilizó para eso el teléfono de una hermana del ex presidiario, aunque no está claro si esa mujer es su madre o su tía.

También cuentan con otra prueba importante: en el Fiat Siena que conducía el taxista asesinado quedó una mochila o riñonera que pertenecía a uno de esos menores. Así lo reconoció una familiar directa.

El resto de los elementos son indicios por ahora no categóricos. Por ejemplo, la madre de los adolescentes acompañó a uno de ellos a la comisaría del Menor e informó que su hijo tenía información sobre el crimen de Navarrete.

De acuerdo con una versión que ayer circuló con fuerza, el menor habría admitido que estuvo en el taxi y habría mencionado el apellido de un mayor de edad que lo acompañó.

Después de varias horas de trabajo de investigación, la Policía llegó a la conclusión de que el nombre es falso. Pero creen que en la declara

ción del chico hay una parte de verdad: esa noche lo acompañó un mayor.

¿Ese mayor de edad es el ex presidiario de la cárcel de Rawson? Es la única hipótesis de trabajo, aunque ninguna prueba sólida lo sustente por ahora. Por eso este hombre salió en libertad después de pasar 24 horas arrestado.

“No hay elementos, el juez no tiene ninguna prueba para acusarlo”, admitió una fuente cercana a la investigación. Y de inmediato agregó: “pero la estamos buscando”.

En esa tarea tropezaron con varias dificultades. “Los vecinos del barrio San Lorenzo no quieren declarar. Están muertos de miedo. Algunos llegaron a llorar y a pedir por favor que no les tomemos declaración”, explicó otra fuente.

Los investigadores creen que más personas pudieron ver a quienes subieron al taxi de Navarrete la noche del martes.

 

Pruebas científicas

 

También les juega en contra el tiempo. Hay una serie de pericias científicas en marcha pero el resultado se conocerá recién la próxima semana.

Ayer, después de liberar a dos mayores de edad (uno de ellos el ex presidario, el otro su cuñado), les tomaron muestras de cabellos para cotejarlos con otros encontrados en el interior del taxi de la víctima.

También habrían recogido huellas dactilares y otros rastros que están siendo procesados por el gabinete de Criminalística.

Como se ha informado, después de levantar a sus pasajeros Navarrete avisó que se trasladaban hacia el sector de las piletas del barrio San Lorenzo.

Sin embargo fue obligado a conducir hacia el barrio Parque Industrial donde lo asaltaron y balearon en el rostro con un arma calibre 22, presuntamente porque se resistió.

Desde que Navarrete levantó el pasaje hasta que avisó que estaba herido pasaron diez minutos.

La Policía cronometró el recorrido que se puede hacer en ese tiempo, para reconstruir el camino que hizo el taxi hasta aparecer en la comisaría 20 del Parque Industrial.


Comentarios


Carrera contrarreloj para reunir más pruebas