Carro pegó un portazo y amenazó con renunciar

El presidente de CALF presentó su dimisión verbal pues quedó en minoría cuando no pudo imponer a su candidato a la secretaría general, todavía a cargo de Rody Boras. Esta tarde continuará la discusión en medio de la tormenta política e institucional que sacude a la entidad.



NEUQUEN (AN).- El presidente de CALF Alfonso Carro amenazó con renunciar a raíz de una crisis institucional en la cooperativa y luego de que el consejo de administración le diera la espalda al candidato que pretendía imponer ayer como secretario general en reemplazo de Néstor Rody Boras.

La reunión de la mesa de conducción pasó a un cuarto intermedio hasta las 13 de hoy, en la sede de la cooperativa, a la espera de que Carro confirme por escrito su dimisión verbal.

Carro mocionó a Carlos Caldart para la secretaría general, pero siete de los 12 consejeros lo descartaron y ungieron a Víctor Morales, cercano a Boras.

Esta decisión -teñida de pujas políticas- disparó durísimos reproches y cuestionamientos por parte de Carro, quien cerró la disputa con su renuncia y un sonoro portazo a los consejeros. La suerte de Boras quedó sellada en la reunión de más de cuatro horas mantenida ayer el consejo: pasará a desempeñarse como cuarto vocal titular.

La separación de Boras había sido impuesta por Carro como condición de no renunciar, pero al parecer la situación enojosa lo superó y dimitió igualmente, por lo menos en forma verbal.

A Boras no le impactó del mismo modo el desplazamiento y por el contrario comentó a "Río Negro" que "aceptaré la decisión, como lo he hecho en otras oportunidades". Aludía a los tiempos del ex administrador Rodolfo Inda, que lo removió de la secretaría general y continuó trabajando en el llano, hasta cuando volvió a ocupar el mismo puesto de la mano de la lista Celeste.

"No voy a abandonar el barco, voy a seguir trabajando en la lista Celeste", dijo. Interpretó que "mi destitución es una presunción política por mi vinculación con el Movimiento Popular Neuquino y la voluntad expresada por mi partido de participar en las próximas elecciones" de octubre. "Tiene miedo a que me integre a la otra lista y los abandone", remató.

La separación de Boras fue consecuencia del pedido del delegado Pedro Leiva -ex síndico- que planteó la presunción de inhabilitación del dirigente para ocupar esa función por embargos judiciales en su contra. Boras confirmó que las inhibiciones están desde 2002 y "resulta que recién ahora surgen", ironizó.

El trasfondo político es el avance del MPN que anunció su voluntad de "recuperar" la conducción de la cooperativa y su conexión a través de Boras.

En la reunión se ventiló un dictamen de abogados de CALF que determinaría que Boras tiene facultades para desempeñar funciones en la dirección, al entender que la inhibición que pesa sobre él es de carácter "personal".

Al momento de la polémica votación, Caldart obtuvo el apoyo de Carro, Diana Segovia, Fernando Bulgarelli y Aldo Brunis. A Morales adhirieron Boras, Julio Barreto, Italo Scanu, Pedro Mena, Luis Chort, y Raquel Cides.

Carro no respondió a los llamados telefónicos de este diario. Boras en cambio recibió a los periodistas y lamentó que "por segunda vez en menos de una semana, Carro haya presentado la renuncia. Es una falta de respeto hacia el consejo y de la comunidad", insistió el dirigente.

Leiva -ex celeste- denunció que "además de la irregularidad de Boras, están ocurriendo situaciones muy graves" -por ejemplo, compras directas para la telefónica que administra CALF en Plottier. También sospechó de "la sindicatura porque traspapeló la denuncia hecha en abril y que tuve que ratificar el viernes 12".

 

Sin paro en sepelios

NEUQUEN (AN).- El personal de CALF sepelios desistió de suspender el paro por tiempo indeterminado luego de conseguir que la cooperativa aplique la totalidad del aumento determinado por el gobierno nacional mediante el decreto 392.

Ayer por la mañana los trabajadores nucleados en el Centro de Empleados de Comercio, CEC, se reunieron con representantes de CALF, con la mediación de la subsecretaría de Trabajo. La cooperativa ofreció incorporar al básico una suma de dinero equivalente al reclamo salarial que había formulado el personal.

Hasta ayer, los trabajadores habían recibido sólo la mitad del aumento determinado por Nación, es decir, 112 de los 224 pesos que para ellos representaba.

En ese contexto, los empleados habían amenazado con comenzar un paro por tiempo indeterminado si su reclamo no era atendido por las autoridades de la cooperativa.

No obstante, Carlos Ponce, delegado gremial de los trabajadores dijo que "en ningún momento suspendimos el servicio" y que por el contrario se montaron guardias para garantizar la atención.

Pese a esto reconoció que los empleados permanecieron autoconvocados luego de la asamblea que mantuvieron en la madrugada de ayer. Aseguró que las tres salas con que cuenta CALF en la ciudad estuvieron funcionando "sin ningún tipo de inconvenientes".

Ponce además dijo que la aplicación del incremento salarial tendrá carácter retroactivo, por lo que en los próximos meses, los empleados percibirán los montos que no percibieron.


Comentarios


Carro pegó un portazo y amenazó con renunciar