La foto del lector

Juan Verdini, pilar del Círculo de Suboficiales de Gendarmería

14 oct 2018 - 00:00

El Círculo de Suboficiales de Gendarmería Nacional tiene como finalidad atender las necesidades de suboficiales pensionados y retirados con personería jurídica. Debido a las distancias que separaban Neuquén con la Capital Federal, se decidió crear una Comisión Directiva y formar un Centro de Retirados y Pensionados local en 1968. Comenzó funcionando en casas de familia, después en locales alquilados, siendo su función de carácter netamente social. Finalmente, se compró el terreno de la calle Independencia al 400.

Uno de los personajes más queridos de aquellos primeros gendarmes fue Juan Verdini, que arribó a estas tierras de la mano de Gendarmería Nacional. Nació en Ramallo, provincia de Buenos Aires, y fueron sus padres Felipe Verdini, nacido en Ascori, Picheno, Italia; y Catalina Sollin, también italiana; que arribaron a la Argentina desde pequeños.

Don Felipe Verdini compró campo en General Rojo a 15 kilómetros de San Nicolás y se dedicó a la compraventa de ganado mayor.

Su hijo Juan cursó la escuela primaria en el Colegio Don Bosco como alumno pupilo, ya que pensaba ser sacerdote, pero no se concretó. Estuvo allí hasta los 22 años e ingresó a Gendarmería Nacional. En ese pueblo conoció a Emilia Pici, hija de italianos de La Toscana. Sus padres habían venido casados y con 3 hijos y ella nació en Acevedo (Buenos Aires).

En la década del 40, Juan y Emilia se casaron, tuvieron dos hijos, nacidos en San Nicolás: Juan Carlos, médico pediatra, y Edgardo Ulises, odontólogo.

Verdini fue trasladado a Las Lajas adonde fue primero solo y luego llevaría a su familia. Allí construyó su casa. Estuvo estudiando en Buenos Aires en Campo de Mayo, también en Entre Ríos en comisión de servicios y luego regresó a Las Lajas. En este lugar patrullaban los pasos fronterizos. Posteriormente y debido a una incapacidad física le dieron el retiro obligatorio.

En el Hospital Militar de Buenos Aires lo atendió el Dr. Matera, quien lo operó de la columna vertebral en 1963. Se retiró el 30 de julio de 1968.

Uno de sus primeros trabajos fue en Orfiva (Organización Financiera del Valle) SA, en donde estuvo siete años. Posteriormente ingresó en Stamaris, conocida firma de joyería y artículos para el hogar, y trabajó ocho años en la contaduría. Cuando se formó la Cooperativa Farmacéutica de Río Negro, una droguería que abastecía ochenta y dos farmacias desde General Acha a Esquel, ingresó a trabajar allí. Organizó la cooperativa durante otros ocho años, pero por razones de salud debió renunciar. Cuando la fábrica de pilas Vidor seleccionaba aspirantes para gerente administrativo fue elegido entre veintiún postulantes y allí se desempeñó durante dos años. Luego la firma presentó quiebra.

También trabajó como gerente administrativo de CALF durante cinco años y participó en la creación de la mutual de la Cooperativa de Luz neuquina.

Asimismo, ingresó a trabajar como gerente administrativo en Distribuidora Neuquén de Francisco González, durante dos años. Cuando se jubiló empezó a realizar jubilaciones y trámites administrativos, jubilaciones privadas. Mientras desarrollaba estas tareas no descuidaba la tarea en el Círculo de Suboficiales de Gendarmería, en donde era acompañado, entre otros empleados, por don Bernardo Sánchez. Juntos administraron la entidad de los gendarmes con gran eficiencia.

Incansable trabajador, concurrió al Círculo hasta sus noventa y tres años pues era poseedor de una lucidez asombrosa, gran memoria, y con sus ordenados papeles. Su preocupación era que los que continuaran en la institución siguieran luchando denodadamente por ella. Y así fue.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256

Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección