La carta destacada

Sigue el bochorno

08 dic 2018 - 00:00

Producido el escándalo del superclásico el gobierno declaró su propósito de terminar con el accionar delictivo de los barrabravas. Los actos producidos desde el frustrado partido a la fecha ponen en duda la seriedad de esas declaraciones y hacen pensar fundadamente que eran más producto del apuro por salir del mal momento que por la convicción de terminar con un grave problema social. En primer lugar, el proyecto de ley anunciado por el presidente, si bien tipifica como delitos los actos de los barras, sanciona la mayoría de ellos con penas de 2 a 4 años, excarcelables. Además el proyecto ha sido frenado en el Congreso por cuestiones políticas y es difícil que se logre la rápida sanción de una ley eficaz para cumplir el objetivo. Por otro lado, la investigación del ataque al ómnibus produjo hasta la fecha el pobre resultado de un solo detenido, lo cual habla de una negligente y sospechosa labor de la Policía y la Justicia.

Por si todo esto fuera poco, tanto la Justicia como Migraciones han permitido el viaje a España para ver el partido a dos connotados y caracterizados jefes de los barrabravas de Boca, en un caso con pedido de captura y en otro involucrado en dos homicidios. Es decir, y como remate del bochorno, permitimos que viajen a España para ver el partido quienes son parte de la estructura mafiosa que impidió que se juegue en Argentina.

Todos estos elementos hablan, en el mejor de los supuestos, de una falta de coordinación entre los poderes del Estado y hacen dudar que el propósito enunciado de erradicar a los facinerosos del fútbol se concrete, porque más allá de las buenas intenciones lo que cuentan son los hechos, y esos no engañan.

Carlos Segovia

DNI 7.304.065

Cipolletti

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección