Casa Rionegrina recuperará las cuotas del IPPV

Financiarán nuevos préstamos para ampliar o construir viviendas.



VIEDMA (AV).- Casa Rionegrina asumirá todo el recupero de las cuotas del IPPV para destinarlas al otorgamiento de créditos para materiales de construcción y mano de obra. Los recursos -que rondan los 7 millones de pesos anuales- financiarán esos mecanismos habitacionales y cualquier otro programa de viviendas que asuma Río Negro.

Esa decisión ratifica la concentración de las políticas habitacionales en Caja Solidaria de Ayuda Rionegrina (CASASE), lo cual, comenzó a concretarse cuando el gobernador Pablo Verani designó al presidente de la entidad, Jorge Ferreira al frente del Instituto de Planificación y Promoción de la Vivienda.

El Instituto de Planificación y Promoción de la Vivienda entregó unas 28 mil unidades y la facturación de cuotas ronda los 2 millones por mes, con un recupero real cercano al 30 por ciento (entre 500 y 600 mil pesos). CASASE asumirá ese cobro con el propósito inmediato de alcanzar un nivel de cobrabilidad del 50 por ciento antes de fin de año, según proyectó Ferreira.

Simultáneamente, el Instituto prevé una revisión del valor de las viviendas y, consecuentemente, la reconsideración de las cuotas. Proyectada con datos del relevamiento edilicio de cada unidad y la situación económica de cada familia, la provincia prevé sincerar el monto de la vivienda y las cuotas, como también, blanquear la imposibilidad de pagar de algunos adjudicatarios.

En definitiva, ese programa está direccionado a reestructurar y reajustar el mecanismo de cancelación, siempre con el objetivo final de mejorar el nivel de recupero. Actualmente, según el nivel de recaudación, sólo uno de cada cuatro adjudicatario paga su cuota de la vivienda construida oportunamente por el Estado provincial.

Los ingresos del IPPV engrosarán ahora el recupero de Casa Rionegrina por sus propios préstamos. Ferreira explicó que la recaudación se destinará a créditos de materiales de construcción y mano de obra, como además, financiarán programas de viviendas con los municipios y organizaciones.

Hace algunas semanas, CASASE lanzó el programa de créditos para mano de obra, que originó la inscripción entre 8 y 12 constructoras en cada localidad. Los tomadores elegirán una empresa de las anotadas para construir, el préstamo puede llegar a los 10 mil pesos (en dos tramos). El organismo proyecta lograr esta semana la firma de los primeros créditos.

Además, CASASE accederá al remanente de las transferencias del FONAVI, que -por ahora- está mayoritariamente destinadas a cumplir con compromisos ya asumidos con las constructoras. Aquel organismo desplazará al IPPV también en la firma de los pagarés con las empresas que ejecutan el Plan Habitacional 2000.

Las cesiones quedaron formalizadas con el decreto 362, por el cual, se autoriza a CASASE para la implementación de los mecanismos necesarios de “recupero de inversiones, de la titularización y la negociación de la cartera de créditos originada en obra de viviendas e infraestructura y equipamiento”.

Asimismo, la norma asigna facultades a CASASE en el pago de obligaciones con las constructoras por el Plan Habitacional 2000. Cada certificación correspondiente al plan de trabajo se abonará a los 30 días de emitido el certificado de obra, previamente “aprobado y efectivamente ejecutado”.

El IPPV pagará en efectivo el 50 por ciento y por el remanente CASASE “emitirá un documento de crédito según se establece en el pliego de bases legales particulares aprobados por la reglamentación de la ley provincial 3303”.


Comentarios


Casa Rionegrina recuperará las cuotas del IPPV