Casas fáciles que dan trabajo

Incorporó moderna maquinaria y suma nuevos proyectos.

1
#

sumar opciones

2
#

alta calidad

Pallets de ladrillos y machimbre son algunos de los productos que comercializa la empresa estatal neuquina.

corfone

Entre las vigas, los atados de machimbre y los pallets con ladrillos de madera que hay en depósito, aparecen al costado del galpón montones de postes impregnados como si se tratara de remanentes del viejo aserradero. Pero no. Aun con el salto tecnológico que generó la inyección de inversiones en la planta industrial de Corfone de esta localidad, todavía se hace honor a los inicios de la empresa y, por supuesto, al producto que marcó esos comienzos. La peladora de postes y la impregnadora siguen funcionando al ritmo de su demanda, ya que en los bosques de pino implantados en la provincia hay madera para hacer alambrados y también para hacer casas de calidad. La adquisición de nuevas maquinarias en este aserradero desde el año 2003 permitió una evolución en el proceso productivo que redundó en la incorporación de valor agregado y mejoras en el aprovechamiento de la madera. El salto de escala posibilitó al área de manufactura mayores rendimientos de cada rollizo y niveles más eficientes de trabajo en la línea de procesamiento, amén de la elaboración de productos innovadores con un mínimo de desperdicio. Así es como la empresa estatal busca recrear su misión como agente dinamizador de la actividad forestal en Neuquén, valiéndose de implantaciones propias y manejando a través de acuerdos otras de terceros. Una casa de madera “En esta planta, de seis hectáreas en el Parque Industrial de Junín, secamos los rollizos que llegan del monte y hacemos un tratamiento antihongos en dos naves de 20.000 pies cada una, clasificamos la madera y luego la cepillamos para estandarizar medidas. Con las tablas que usamos para el armado de vigas iniciamos entonces un proceso de saneado que implica el corte de los pedazos imperfectos y la reunión de los tramos conformando un nuevo tablón mediante un proceso que se llama ‘finger joint’”, explica a “Río Negro” el responsable del área de Manufacturas, Jorge Alarcón. “Esas tablas entonces las encolamos de un lado y del otro con resina ureica y las metemos en una prensadora que arma las vigas, dando a la unión de tablas una resistencia mayor a la que tendría una sola pieza del mismo tamaño”, agrega. “Para los ladrillos de madera, con los cuales se arman las paredes de una casa sin sistema de columnas, y que por lo pronto sólo se producen aquí, elegimos las mejores piezas, las canteamos y bañamos en cetol, sin escatimar. Con eso los ladrillos de madera ya quedan listos para levantar las paredes de la casa, cualquiera fuera su dimensión. Tan sólo uniendo los encastres con varillas y un taco, queda una pared tan rígida como las convencionales, con la fuerza necesaria para sostener el techado”, asegura Alarcón. “Éste es nuestro producto fetiche del momento”, dice orgulloso. “Además, para completar los 120.000 pies promedio de producción de manufacturas por mes en que estamos, con los pinos también hacemos machimbre de primera calidad”, agrega Alarcón. Y continúa: “Le estamos sacando buen jugo a esa excelente idea que fue plantar pino en la estepa desde 1974”. “El pino sirve, funciona bien, y es la madera que tenemos en la provincia. Bien manejados, los bosques dan un muy buen producto”, explica. A la vez, Alarcón anuncia lo que queda a futuro: “Ahora en Corfone estamos buscando la certificación FCC, el equivalente a los ISO para los madereros, porque trabajamos sobre plantaciones sustentables, estamos bastante libres de accidentes porque respetamos a rajatabla todas las normas habidas de seguridad. En este sentido, hace más de un año que aquí no tenemos accidentes de ninguna clase, cuando todos los días trabajan en esta planta más de 80 personas, y ése es otro motivo de orgullo para nosotros”, manifestó el encargado.

Para los ladrillos se eligen las mejores piezas y se las baña en cetol “sin escatimar”, dicen.


Comentarios


Casas fáciles que dan trabajo