Caso Heisler: se realizó la inspección ocular de la vivienda

Los imputados también fueron trasladados al lugar



#

Marcelo Ochoa

La medida de observar el lugar del crimen fue dispuesta por el Tribunal.

VIEDMA (AV)- Hubo inspección ocular en la vivienda del barrio San Martín de Viedma, donde fue asesinado Carlos Heisler a fines de agosto de 2010. El Tribunal dispuso ayer esta diligencia con el objetivo de observar el lugar del hecho, donde fue encontrada la víctima, la disposición de las habitaciones, la seguridad de la casa y “todo lo que sea útil para arribar a la verdad”, sostuvo el presidente de la Cámara, Pablo Estrabou. Explicó que también fueron trasladados hasta allí los imputados a los efectos de asegurar el derecho de defensa. De todas maneras ambos se mantuvieron en silencio, lo que no quiere decir que declaren antes que finalice el juicio. El Fiscal de Cámara, Juan Ramón Peralta, destacó la validez de esta inspección en el sentido que sitúa a las partes con todos los elementos en el lugar del hecho. En el ingreso a la vivienda se levanta una reja de aproximadamente 1.80 construida con hierros de construcción ubicados en forma paralela con pequeños trozos atravesados que aseguran la estabilidad del armazón y actúan como peldaños. Le sigue un tapial de premoldeados. No obstante la característica de estas rejas para el fiscal la familia tenía otras medidas de seguridad como un perro de gran porte que advertía la presencia extraña. En el marco de esta medida fue también exhibido a las partes un caño secuestrado en la causa que fue reconocido por el hijo de la víctima como el que el hombre llevaba consigo como elemento de defensa. El cadáver de Heisler fue encontrado tirado en el piso de la habitación matrimonial y a su lado ese caño y una especie de estaca de madera, ambos con manchas de sangre. Para Peralta el caño habría sido utilizado por la víctima como un elemento defensivo y con el garrote se le habrían propinado las graves lesiones en el cráneo que le provocaron la muerte. Previo a la inspección ocular el Tribunal integrado por Estrabou, Jorge Bustamante y Fancisco Cerdera escucharon varios testimonios, entre ellos el del hijo de la víctima y de la imputada. Pablo dijo no conocer al parapsicólogo Almeyra y mucho menos una presunta relación sentimental que su madre haya mantenido con el imputado. Recordó que en más de una oportunidad ingresaron a robar en la casa de sus padres y en el departamento que él supo ocupar en el fondo de esa vivienda. Describió como “muy buena” la relación con su madre y mala con su padre, evitando frecuentar más seguido su casa y “hasta hablarle para evitar agresiones”. En ese marco recordó una situación extrema en la que su papá lo agredió con un cuchillo provocándole una importante herida en un brazo. Aseguró que su madre siempre fue servicial con su padre, un hombre de “fuerte temperamento, prepotente que no se entregaba ante nada y enfrentaba con lo que fuera. Siempre andaba con un cuchillo en la cintura que a veces dejaba en la mesa de luz o en el ropero”. No recordó un gesto de afecto de la víctima ni siquiera con sus nietas.


Comentarios


Caso Heisler: se realizó la inspección ocular de la vivienda