Caso Zille: una hipótesis apunta a policías





25 DE MAYO (ACA).- Pasan las horas y en las dos localidades de la región crece el temor por el éxito del secuestro de Ariel Zille. En Catriel, apenas se supo que el muchacho fue liberado, 14 efectivos recibieron autorización para sacarse el uniforme e ir a un encuentro deportivo en el Valle Medio, lo que generó incógnitas respecto de la continuidad de la investigación.

Fuentes cercanas a la investigación mencionan que el primer llamado extorsivo fue hecho desde 25 de Mayo.

En esa localidad se sospecha de al menos dos personas que podrían integrar la fuerza de seguridad de la provincia.

Por otra parte, fuentes confiables dijeron off de record que Silvio Zille habría llevado la suma que le exigieron inicialmente.

En 25 de Mayo los vecinos coinciden en que la familia Zille estaría en San Rafael, aunque fuentes policiales consultadas dijeron que están en la localidad, a pesar de que en la casa de la familia sólo hay efectivos de custodia y personal trabajando.

La investigación se mantiene bajo estricta reserva a punto tal que es difícil saber si efectivamente se continúa investigando.

El primer llamado fue de 25 de Mayo

Se sabe que el primer llamado extorsivo entró al teléfono de la familia desde la antena de 25 de Mayo por lo que se presume que los delincuentes en ese momento podrían haber estado allí.

Ha trascendido también que entre los puntos de sospecha se apunta a una persona que tendría vinculaciones con gente de Buenos Aires que contaría con antecedentes en este tipo de delitos. Pero también se apuntarían las sospechas sobre al menos dos personas que presumiblemente pertenecerían a una fuerza de seguridad de la provincia de La Pampa. Por lo pronto, las autoridades políticas insisten en que se esclarezca el hecho ya que de quedar impune -opinan-sólo restaría esperar quién será la próxima víctima.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Caso Zille: una hipótesis apunta a policías