Castigo a las firmas que levantaron vuelos





BUENOS AIRES (DyN).- El secretario de Transporte, Armando Canosa, confirmó ayer que «habrá severas sanciones» para las empresas aerocomerciales que no cumplieron con los servicios programados para el sábado. En tanto indicó que esa entidad no tiene responsabilidad en el control del tránsito aéreo, por lo que deslindó cargos sobre la tragedia del martes pasado.

El funcionario indicó que el sábado «se labraron sumarios y se redactaron las actas a cada una de las firmas que no cumplieron con prestar el servicio público. Se van a aplicar severas sanciones porque las empresas no pueden decir unilateralmente que no van a prestar un servicio que es público», subrayó.

Las firmas denunciadas son, de acuerdo a las afirmaciones del funcionario, «Aerolíneas Argentinas, Austral, Lapa, Dinar y Southern Winds».

Sobre el accidente del avión de Lapa, el funcionario se negó a hacer declaraciones asegurando que el control de la seguridad no está en la órbita de la Secretaría. Deslindó así cualquier responsabilidad en el accidente que sufrió el martes el avión de la empresa LAPA cuando partía desde el aeroparque Jorge Newbery con destino a Córdoba.

«No tenemos jurisdicción en el control técnico» de las aeronaves que despegan desde ningún aeropuerto del país, aseguró el director nacional de Transporte Aerocomercial, Manuel Gamboa.

Gamboa -quien formuló declaraciones a periodistas acreditados en el Palacio de Hacienda- sostuvo que en la Secretaría que depende del Ministerio de Economía sólo «se fiscaliza el acceso al mercado (de las compañías de aviación), el control de seguros, el del sistema de comercialización y el tema tarifario». Respecto de la compañía aseguradora del avión, Gamboa evitó dar el nombre de la firma, pero recordó que «el código aeronáutico establece los valores asegurados». «No lo puedo decir, olvídense de eso», respondió el funcionario cuando los periodistas quisieron conocer el nombre de la firma.

Aeroparque, seminormalizado

BUENOS AIRES (DyN).- El Aeroparque de la Ciudad de Buenos Aires operaba casi normalmente ayer al mediodía, luego de cancelaciones y demoras de vuelos por el mal tiempo y la niebla, pero seguía funcionando con limitaciones debido a la salida de servicio del instrumental del ILS, un sistema indispensable para los pilotos para la aproximación a la pista en el momento de aterrizaje, dañado tras el accidente del martes pasado.

El jefe del aeropuerto «Jorge Newbery», comodoro Alberto Beltrame, ofreció ayer una conferencia de prensa y dijo que no podía precisar cuándo comprarán el repuesto del ILS para que pueda volver a funcionar -aparato que está siendo parcialmente sustituido por el uso del VOR- y afirmó que la seguridad en la estación aérea «es absoluta».

«Si yo estoy acá, es porque el aeroparque es seguro», dijo el comodoro Beltrame tajante. También afirmó que la nueva antena de localización para sustituir a la vieja, destruida por el avión de LAPA en su carrera descontrolada hacia el desastre, es «muy cara» y reconoció no saber si la tendrá que pagar la Fuerza Aérea.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Castigo a las firmas que levantaron vuelos