Catedral hoy

Por Osvaldo Muena (*)

Desde el mismo momento en que se inició el proceso que culminaría con la readecuación contractual a favor de CAPSA, manifestamos que no nos íbamos a sumar a la cadena de omisiones y complicidades que plagaron todo el proceso de ejecución del contrato en la ladera norte del cerro.

Con toda seriedad y sin actitudes sobreactuadas, estudiamos el tema y alertamos, incluso al señor intendente, que se estaba en presencia de un acto carente de sustento jurídico, en favor de una empresa en concurso de acreedores e incumplidora contumaz de sus obligaciones.

Justamente una de las denuncias nuestras apuntaba a la gravedad que asumía el hecho de que los medios de elevación se encontraban sin habilitación comercial y sin cobertura de seguro de responsabilidad. Igual se aprobó la readecuación en la Legislatura.

Acompañé, como vecino de Bariloche, el amparo presentado por la comunidad ante el Superior Tribunal de Justicia pidiendo la suspensión de la readecuación contractual. Se insistía en los incumplimientos de CAPSA y el deterioro de los equipos (vetustos y obsoletos), la falta de habilitación y de seguros. Igual se siguió adelante.

En oportunidad de analizar el proyecto de ley que postula la transferencia de las tierras del Catedral al municipio de Bariloche, alertamos sobre el artículo que transfería a la comuna todos los reclamos de terceros hacia la provincia desde la fecha en que se sancionó dicha ley, siendo que aun hoy no está acreditado que CAPSA haya cumplido los requisitos a los que está condicionada la entrada en vigencia del contrato de adecuación. Gracias a la demora en sancionarse, hoy el municipio no está inmerso en los reclamos que seguramente ya están formulando las víctimas del lamentable accidente.

Esto también lo pusimos en conocimiento del señor intendente, pero las cosas siguieron de la misma manera.

Por lo expuesto y por la historia de esta cuestión, aspiro a que junto con el intendente, concejales, diputados de la zona, de una vez por todas se analice esta delicada cuestión sin falsas disciplinas ni reservas de ningún tipo. Es muy grave lo que nos ha pasado. En primer lugar por las lesiones sufridas por los vecinos accidentados, que podrían haber sido aún más delicadas e irreversibles.

Nuestra imagen como centro turístico está seriamente afectada por causa de una empresa incumplidora y una Secretaría de Turismo de la provincia omisiva, casi hasta la complicidad, en el cumplimiento de su deber de control, que es la garantía de seguridad para la vida de todos los que trabajan o disfrutan del cerro.

Dentro de muy poco tiempo el cerro Catedral pasará a manos del municipio. ¿Podemos los barilochenses aceptarlo en estas condiciones y con esta empresa? Se impone analizar esta cuestión teniendo en mira la resolución del contrato con CAPSA y el comienzo de una etapa de transparencia y eficacia en el proceso de explotación.

 

 

(*) Legislador provincial

bloque MARA


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora