Causa Capsi: habrá un careo y se harán los alegatos



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Hoy por la tarde, luego de la recepción de los últimos testimonios y los careos entre uno de los denunciantes y un interno que respalda los dichos del ex jefe de la alcaidía, concluirá el debate por los delitos que le imputan a Gabriel Capsi, y se presentarán los alegatos.

La defensa de Capsi tratará de desvirtuar las acusaciones sobre los delitos más graves: reducción a la servidumbre y malversación de caudales públicos, y probablemente reconocerá el incumplimiento de los deberes de funcionario público, como se desprende incluso de la indagatoria de Capsi.

El mismo delito es el que podría sostener el fiscal de Cámara contra los coimputados José Sobarzo y Desiderio del Carmen Vázquez, aunque las defensas de ambos podrían alegar la circunstancia eximente de la obediencia debida, prevista en el artículo 34 del Código Penal.

Durante la última audiencia de debate declararon varios testigos de cargo y otros propuestos por la defensa del ex jefe de la alcaidía, y estos últimos plantearon contradicciones que pondrían en crisis una porción importante de la acusación. Alguna de estas contradicciones obligaron a programar un careo entre el denunciante y presunto damnificado Leonardo Gutiérrez y el interno Jorge Orlando Agüero, un gendarme retirado que cumple una pena por haber asesinado a tiros a su yerno.

La contradicción en análisis no es menor, dado que podría desvirtuar la reducción a la servidumbre denunciada por el agente fiscal y sostenida por los querellantes.

En su indagatoria, Capsi afirmó que le había pagado 500 pesos por mes a Leonardo Gutiérrez para que trabajara en la construcción de su vivienda, y que éste era quien debía "arreglar" con los otros tres internos, porque los había propuesto como ayudantes. Gutiérrez rechazó en forma categórica esa afirmación, dijo que nunca había recibido "ni un mango", y se ofreció para carearse con Capsi, pero en la última audiencia se presentó Agüero, para asegurar que Gutiérrez le había contado que cobraba por los trabajos que hacía en la vivienda de Capsi "500 o 600 pesos por mes".

Además, Agüero expuso que otro de los acusadores, Jorge Fabián Oyarzo, pudo haber provocado su accidente mientras trabajaba en la casa de Capsi para obtener beneficios de la provincia o el imputado, porque a él le había anticipado que tenía esa intención.

Al margen de su comprometida situación legal, Capsi enfrenta una importante demanda patrimonial.


Comentarios


Causa Capsi: habrá un careo y se harán los alegatos