Cavallo emprende una crucial gira por los EE. UU.



El ministro busca apoyo a su plan económico. Intentará asegurarse una renegociación de la deuda.

El ministro de Economía, Domingo Cavallo, iniciará mañana una gira por Estados Unidos y Canadá, con el objetivo de presentar su programa económico, buscar apoyo a su gestión y asegurarse una eventual renegociación de la deuda (ver aparte).

El jefe del Palacio de Hacienda partirá a Nueva York el lunes a las 8.30 y regresará el miércoles, junto al secretario de Finanzas y viceministro de Economía, Daniel Marx, quien los acompañará en todos los contactos que mantendrá con funcionarios, banqueros e inversores.

El martes, el ministro mantendrá una entrevista con el presidente de la Reserva Federal neoyorkina, William McDonough, con directivos de bancas de inversión y con la embajadora Carla Hills.

La idea de Cavallo no es sólo hablar de las medidas económicas que diseñó para intentar sacar a la Argentina de la recesión, sino preparar el terreno para un posible pedido de renegociación de las metas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en caso de que no obtenga los fondos para cumplir los pagos.

El ministro también aprovechará para atraer inversiones al país y almorzará con empresarios de las firmas Chevron, Coca Cola, Procter & Gamble, Colgate Palmolive, Enron, Duke, AES, UGS, Bell South, Verizon, Wall Mart, Global Communications, Home Depot, Direct TV, Exxon y Mobile.

Por la tarde del mismo lunes, Cavallo viajará a la ciudad canadiense de Toronto, donde asistirá a la IV Reunión de Ministros de Finanzas del hemisferio, encuentro que le servirá para exponer su plan económico.

En el marco de esa reunión, Cavallo espera dialogar con el director gerente del FMI, el alemám Horst Kholer, y con sus pares de Estados Unidos, Paul O"Neill, y de Brasil.

El jefe del Palacio de Hacienda también acordó encuentros con empresarios locales de las firmas Black Hawk Mining, Falconbridge, IAM Gold y Noranda, entre otras, a quienes tentará para venir a la Argentina.

Según sea el resultado de las conversaciones, es probable que, antes de regresar a Buenos Aires, Cavallo vuelva a hacer una escala "técnica" en Nueva York o Washington para continuar sus tratativas con autoridades económicas y políticas de Estados Unidos.

Según trascendió en fuentes cercanas al ministro, Cavallo intenta conseguir un respaldo directo de inversores, banqueros y autoridades de Estados Unidos para evitar inicialmente una burocrática renegociación con el FMI, a cuyos técnicos no los considera idóneos para interpretar y ayudar a resolver la crisis argentina.

El otra vez superministro, Cavallo se entrevistará con banqueros, luego que les advirtiera que no está dispuesto a pagar "tasas ruinosas" y hasta amagó con rever el programa de financiamiento. (Télam, Infosic)

"Temor, pero no pánico"

El director gerente del Fondo Monetario Internacional, Horst Kohler, dijo ayer que la situación de Argentina es difícil, pero que no hay motivo para pánico, mientras descartó que se negocien nuevos créditos. Kohler desayunó con el presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, con quien conversó sobre la situación en Argentina.

"No se habla de nuevos paquetes", dijo Kohler a la prensa, descartando especulación en los mercados de capitales acerca de un préstamo puente para Argentina que estarían considerando los organismos financieros. "Es una situación difícil, pero no hay pánico", dijo Kohler acerca de Argentina, donde inversores temen una moratoria o devaluación si el país no puede cumplir sus abultados compromisos de deuda tras tres años de estancamiento económico.

Kohler dijo que confía en que la nueva fórmula política en Argentina, con la llegada al gabinete de Domingo Cavallo, permitirá superar las dificultades y evitar el contagio a otros mercados emergentes. (Reuters)

"Las medidas alteran reglas de juego"

El rechazo del Congreso al artículo que contemplaba garantizar deuda con activos del Estado y las posturas esgrimidas por los legisladores en el debate sobre la cesión de facultades legislativas al Poder Ejecutivo mostró un endurecimiento de la postura de los parlamentarios respecto de las renegociaciones de la deuda pública.

En particular, durante las sesiones de la semana pasada, el diputado Mario Cafiero recordó que Argentina gasta anualmente unos 160 millones de pesos en comisiones en sus refinanciaciones de deuda, "para mover papeles", y llamó al secretario de Finanzas, Daniel Marx, "ministro de la deuda". Cafiero reclamó cambios de políticas y de funcionarios que negocien con los acreedores, de manera que en lugar de privilegiar los reclamos de los mismos, actúen con "transparencia" al servicio del país. También señaló que en el canje de bonos de diciembre se perdieron 650 millones "y nadie me dio pelota" y que en el de febrero la pérdida fue de 400 millones.

Para el legislador, en las actuales condiciones la deuda argentina genera erogaciones al país de 1,5 millones de pesos por hora en concepto de intereses, sin contar con lo que representan los costos de los mecanismos "de papeleo". También el socialista Héctor Cavallero (PPS-Santa Fe) se sumó a los que se encuentran preocupados por los mecanismos de renegociación, pagos de comisiones y el manejo de los documentos de la deuda. (Télam)

"Las medidas alteran reglas de juego"

El economista en jefe de FIEL, Abel Viglione, cuestionó ayer algunas de las medidas tomadas por Domingo Cavallo, al señalar que "alterar las reglas de juego" obligará a Argentina a "dar explicaciones ante el FMI" y provocará "continuas peleas" con Brasil.

Entre las medidas perjudiciales, Viglione mencionó a la marcha atrás en la desregulación de las obras sociales y la reforma jubilatoria, así como la modificación de aranceles externos.

"Creo que por haber estado al borde del abismo, se están haciendo cosas que en otro momento no se harían. Ahora, ir para atrás con la desregulación de obras sociales y la reforma previsional, significa hablar con el Fondo que está prestando dinero", señaló.

Según el economista, "no se debe mover los aranceles externos, de esta unión aduanera de cuatro países. Acá se alteró la regla de juego. Brasil pierde plata, Argentina pierde consumidores con la suba del arancel a los bienes de consumo y se pierde la estabilidad de esta unión aduanera", alertó Viglione no dudó en atribuir la prohibición de Brasil de importar vegetales argentinos argentinos como una respuesta a la decisión unilateral de Argentina de modificar sus aranceles.

Pymes disconformes con nuevo plan

Las primeras medidas económicas anunciadas por el ministro de Economía, Domingo Cavallo, como la Ley de Competitividad y la modificación de los aranceles de importación extra Mercosur despertaron el rechazo de pequeños y medianos empresarios, de fabricantes de bienes y capital, y comerciantes, quien reclamaron políticas activas.

La Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA), señaló que "los anuncios no resuelven los problemas de las micro, pequeñas y medianas empresas, que son los verdaderos pilares de la recaudación. La Ley de Competitividad no alcanza a los sectores que representamos", afirmaron los hombres de FEBA, quienes indicaron que "no se explica como se reactivará el mercado interno si no se garantiza el pleno empleo y el acceso a salarios dignos".

En ese sentido, precisaron que "hoy en la Argentina existen casi 8 millones de desocupados y subocupados". Los empresarios pyme remarcaron que "existe una gran preocupación por el impacto que el impuesto al cheque generará en las pequeñas y medianas empresas".


Comentarios


Cavallo emprende una crucial gira por los EE. UU.