Cayó Palocci, hombre fuerte de Dilma Rousseff

En su lugar nombran a la senadora Hoffmann (PT)



#

AP

BRASILIA.- Jaqueado por las denuncias sobre el súbito crecimiento de su patrimonio, el poderoso jefe de Gabinete de Brasil, Antonio Palocci, renunció el martes a la noche a su cargo, lo que significa un duro revés para la presidenta Rousseff, quien a 6 meses de su asunción perdió a uno de sus hombres de mayor confianza. Palocci, que ya se había visto obligado a renunciar al Ministerio de Economía en 2006 por otro caso de corrupción, hizo pública su decisión luego de que la fiscalía archivara por falta de indicios una denuncia sobre presunto tráfico de influencias. En un escueto comunicado, la jefatura de gobierno señaló que Palocci dimitió para evitar costos políticos a Rousseff. El ahora ex jefe de Gabinete de Dilma estaba en la mira luego de que una investigación periodística revelara que su patrimonio se multiplicó por 20 entre 2006 y 2010, período en el que fue diputado federal, dueño de la consultora Projeto y jefe de campaña de la actual mandataria. La renuncia, sobre la que se especulaba desde hacía unos días, fue oficializada por el gobierno, que ya anunció quién reemplazará a Palocci: la senadora Gleisi Hoffmann, también del Partido de los Trabajadores (PT) y esposa del ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo. Palocci, hombre fuerte del PT, era para el gobierno de Dilma un eficiente articulador político con excelentes relaciones con la oposición y el mercado financiero. Luego de que a mediados del mes pasado el diario “Folha de São Paulo” denunciara el caso, una lluvia de acusaciones de tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito cayó sobre Palocci. El hombre fuerte de Dilma admitió haber aumentado 20 veces su patrimonio en los últimos cuatro años como consultor de empresas, pero afirmó que sus actividades estaban “en regla” y el viernes pasado entregó la documentación correspondiente al jefe de los fiscales. Palocci, ex jefe de campaña de Rousseff, cobró U$s 12 millones de dólares en 2010 de empresas privadas por su consultoría, entre ellas el Banco Santander, la constructora Wtorre y la firma de medicina privada Amil. El caso Palocci erosionó la figura de Dilma, que en las últimas semanas comenzó a caer en las encuestas. La presidenta informó que aceptó la renuncia, lamentó “la pérdida de tan importante colaborador” y destacó “la valiosa participación” de Palocci en su gabinete, a quien agradeció “los inestimables servicios que prestó al gobierno y al país”. (DPA/AP)

Palocci era, para el gobierno de Dilma, un buen articulador político con la oposición y el mercado financiero.


Comentarios


Cayó Palocci, hombre fuerte de Dilma Rousseff