Ceniza: el INTI anticipó posibles usos



#

Los bloques que fueron fabricados por el municipio de Bariloche.

Archivo

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El informe preliminar difundido por el INTI Construcciones sobre la composición de las cenizas volcánicas acumuladas en Jacobacci y esta ciudad confirmó que el material puede ser aprovechado en diferentes aplicaciones constructivas pero desaconsejó su utilización para hormigón. El laboratorio del área Construcciones realizó los primeros estudios a partir de muestras de arena y cenizas enviadas el mes pasado por la extensión local del organismo. Ese trabajo se complementará con el análisis del nuevo muestreo realizado la semana pasada por la repartición en San Martín, Traful, La Angostura, Pilcaniyeu, Comallo, Jacobacci, Mamuel Choique y Colan Conhue, entre otras localidades. El encargado de difusión del INTI Bariloche, Alejandro Yanielo, explicó ayer a “Río Negro” que los técnicos del área Construcciones abarcaron la zona cordillerana y un área de 100 kilómetros al Sur y al Norte de Jacobacci para “hacer una transecta de la pluma de cenizas” y producir definiciones más precisas. También se llevaron muestras de agua de algunas localidades y de los bloques que está fabricando el municipio de Bariloche para determinar su aptitud. En tal sentido Yanielo aclaró que el INTI no se puede expedir sobre los usos y la fabricación de bloques en general porque la composición del material volcánico varía de una localidad a otra. El informe preliminar describe las “características sobresalientes” de la arena y las cenizas caídas en Bariloche (a 97 km SE del volcán) y Jacobacci (a 237 km ESE) que, en ambos casos, “están formadas principalmente por fragmentos piroclásticos pumíceos de naturaleza vítrea” que difieren en la granulometría, que es mucho más gruesa en la Cordillera. Entre las aplicaciones posibles sugiere su uso como reemplazo parcial del “agregado fino” en mezclas para albañilería: “hormigones pobres, en revoques y mezclas de asiento de mampostería, dada la menor exigencia en este tipo de aplicaciones”. El informe destaca que “en nuestro país y en el mundo existe una larga historia del aprovechamiento de materiales de origen volcánico en reemplazo del cemento que cumplen con los requisitos establecidos en la norma IRAM 1668 y 1654 de Puzolanas” Los técnicos advirtieron la necesidad de evitar la contaminación del material volcánico con restos de suelos o residuos orgánicos durante la recolección y el acopio, y la observación de las mismas condiciones de higiene y seguridad que se aplican en la industria del cemento a la hora de manipular el material.


Comentarios


Ceniza: el INTI anticipó posibles usos