CEPAL: “El desafío de la infancia en Latinoamérica es futuro y estratégico”



El desafío de combatir la pobreza infantil que hoy afecta a uno de cada cinco niños en América Latina es una labor que debe hacerse con mirada hacia el futuro y de manera estratégica, dijo a dpa la CEPAL, en Chile.

“Si América Latina no invierte adecuadamente en la infancia en este período, va a pagar un costo altísimo en los próximos 20 años”, señaló Fernando Filgueira, Oficial de Asuntos Sociales de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

América Latina está entrando en el proceso de transición demográfica, donde la población tiende a frenar las tasas de fecundidad, a aumentar la cantidad de ancianos y a disminuir la cantidad de población activa en el mercado del trabajo.

Países como Cuba, Chile y Uruguay ya lo están viviendo, mientras que comienza a pasar en Brasil y México, por lo que el sociólogo advierte que los gobiernos deben invertir en una infancia que va a ser menos, lo que se traduce en menos gente entrando al mercado laboral y “tienen que estar mejor preparados”.

“Si no lo hacen, cada vez menos infancia entrará de manera más segmentada al mercado laboral, con más baja productividad, lo que producirá rigidez en la estructura de desigualdad y menor capacidad para sostener a los adultos mayores”, sostuvo Filgueira.

Este es un desafío a tener en cuenta ya que los estudios realizados por el organismo de Naciones Unidas señalan que a pesar de que durante los años 2002 y 2008 la pobreza en términos generales descendió, la infatilización de ella aumentó.

“Cuando mejora la situación social, quienes tienen mayores oportunidades para aprovechar esas mejoras no son las familias con hijos pequeños”, explicó Filgueira.

Mientras Latinoamérica tiene un promedio de 1,7 veces mayor pobreza en niños menores de 15 años a quienes superan esa edad, Uruguay tiene una relación de tres veces más pobreza infantil que adulta. De cerca le siguen Brasil, Argentina y Panamá, que ya superaron el promedio de dos veces mayor pobreza infantil que adulta.

Es decir, los niños son quienes más sufren con malas condiciones en los hogares, déficit alimentario, bajo acceso a saneamiento de agua y, por ende, menor educación para alcanzar las oportunidades que tienen niños de altos recursos y alejarse de la línea de la pobreza.

Como han explicado los expertos en los diversos estudios, la pobreza infantil es un fenónemo complejo, multidimensional y relacional, por lo que Filgueira apunta que la característica de este tipo de pobreza es que afecta a hogares jóvenes con hijos o a hogares monoparentales.

“Cada vez más en América Latina se expande el hogar monoparental con jefatura femenina. Entonces, nuestra estructura de riesgo se está concentrando en mujeres y niños”, sostuvo.

Dentro de la iniciativa global de ayudar al combate de la pobreza y mejorar las condiciones de la infancia, la CEPAL junto con UNICEF analizaron la situación de la región a partir de los ingresos y del cumplimiento de los derechos de los niños.

“Esta mirada ofrece más pistas para pensar políticas públicas. Es muy diferente un país en donde se viene creciendo económicamente y se disminuye la pobreza monetaria de la infancia, pero no se invierte en infraestructura o educación”, dijo el sociólogo.

Para reducir la cantidad de 81 millones de niños que hoy sufren pobreza, lo que representa el 45 por ciento de la población infantil, Filgueira advierte que los gobiernos deben trabajar en dar a los hogares con niños las garantías para desarrollarse y mantener las transferencias monetarias que los tienen, aunque en vulnerabilidad, sobre la línea de pobreza.

En ese sentido, la escolaridad y las políticas de expansión de la educación inicial permiten proteger al niño y dar alimento; liberar de carga de cuidado a la madre o al padre para acceder al mercado laboral y aumentar los ingresos y la igualación de capital humano para mantener a los ancianos.

“El desafío de la infancia en América Latina ya no es solo presente y moral, sino futuro y estratégico”, concluyó.

(DPA)


Comentarios


CEPAL: “El desafío de la infancia en Latinoamérica es futuro y estratégico”