Cerca de la santidad, homenajean a Artémides Zatti  

Ante un nuevo aniversario de su muerte, el célebre enfermero de Viedma será recordado el miércoles en diferentes actos. Sin embargo, este año será muy especial, ya que esta semana los médicos de la Iglesia Católica aprobaron un milagro suyo y Zatti sería reconocido como santo.



VIEDMA (AV).- Ante un nuevo aniversario de su muerte, la reconocida figura de Artémides Zatti será homenajeada por los viedmenses. El miércoles habrá un homenaje en el Concejo Deliberante y el sábado otro en el secundario que lleva su nombre.

Esta recordación será diferente a otras tantas realizadas en años anteriores porque una reciente resolución de la Iglesia católica lo ha colocado en un lugar muy cercano a la santidad.

El 9 de este mes, en una reunión mantenida por los médicos de la sagrada congregación de los santos en Roma se aprobó por unanimidad y en forma definitiva el milagro obtenido por intercesión de don Artémides Zatti, conocido como el enfermero santo de la Patagonia.

La resolución en cuestión, que significa un paso cercano a la santidad de Zatti, fue firmada por el superior General de los Salesianos, Juan Edmundo Vecchi, un viedmense que alcanzó hace un par de años uno de los cargos superiores más importantes de la congregación salesiana.

La figura de Artémides Zatti es sinónimo de solidaridad, humildad y devoción para los viedmenses. El hospital, una calle y un barrio llevan su nombre. Nació el 12 de octurbe de 1.880 en Boretto, Reggio Emilia, Italia.

Cuando aún era un niño trabajó como peón rural y a los 17 se trasformó en un inmigrante italiano más al llegar a Bahía Blanca junto a su familia.

Allí fue mozo, obrero en una fábrica de baldosas. A los 20 años inició sus estudios de latín para ingresar al sacerdocio pero a los 22 una tuberculosis interrumpió definitivamente su aspiración.

Fue en ese momento que prometió a la virgen dedicar toda su vida al cuidado de los enfermos, en el caso de superar esa grave enfermedad para esa época.

En cumplimiento a ese comprosio a los 24 años comenzó su trabajo en la farmacia del hospital viedmense que mantuvo hasta su muerte. A los 27 se consagró como religioso laico.

Artémides Zatti murió el 15 de marzo de 1.951 tras cuarenta años de un interrumpido servicio desde el hospital sin respetar feriados, lluvias e intenso frío. Los viedmenses mayores de 60 recuerdan con afecto y admiración al enfermero con su característico guardapolvo blanco y su bicicleta recorriendo las calles de la ciudad y los pasillos del hospital atendiendo a quien necesitaba.

El milagro reconocido a Zatti por los salesianos está vinculado a la cura de un seminarista de esa congregación ocurrida hace más de 15 años.

Una apendicitis que generalizó una infección colocando al borde de la muerte al padre Carlos Bosio fue superada luego de una serie de oraciones elevadas a Zatti por sacerdotes compañeros del afectado. Este cura fue derivado desde Bahía Blanca al hospital Muñiz de Buenos Aires en un estado grave producto de la infección que no tardó en provocarle una septicemia.

El grupo de salesianos cercanos al sacerdote inició jornadas de oraciones invocando a Zatti y poco después de Semana Santa de ese año (1.980) -pocos meses después de enfermar- el joven sacerdote de 24 años años despertó un buen día sin fiebre y se recuperó definitivamente.

Carlos Bosio, quien sostiene que su curación fue un milagro, es hoy el responsable salesiano de las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes y Misiones. 

Impulsan la creación de una red solidaria para Bariloche

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Un grupo de vecinos de esta ciudad está decidido a crear la Red Solidaria barilochense y reproducir ese particular sistema de organización comunitaria que dio sorprendentes resultados en otras localidades.

La propuesta está destinada a canalizar las inquietudes de quienes tengan algo para ofrecer (en especial su tiempo, cariño o algún saber profesional) y conectarlos con quien pueda necesitar la ayuda.

Hugo Ugarteche, de Cipolletti, explicó que en su ciudad la Red funciona desde hace seis meses y en Buenos Aires fue creada hace cuatro años. "En realidad no es otra cosa que una red de voluntariado que se maneja por teléfono y permite conectar a quien ofrece algo con quien tenga una necesitad".

Los servicios que pueden canalizarse por esta vía van desde el cuidado de enfermos, las clases de apoyo escolar o la búsqueda de personas perdidas, hasta facilitar un operativo de transplante o conseguir una silla de ruedas. Por su propia naturaleza, el sistema propuesto rechaza el manejo de dinero y el acopio de bienes. Quienes deseen sumarse al grupo pueden comunicarse alos teléfonos 423647, 441597, 442296.


Comentarios


Cerca de la santidad, homenajean a Artémides Zatti