CFK sólo resalta su “aguante” tras la imputación

Alentó a los “patriotas” y en Santa Cruz la apoyaron con solicitada sus allegados.



#

Télam

Cristina presentó en público a su nieto Néstor Iván, en el acto en El Calafate. Es el hijo de Máximo.

EL CALAFATE.- La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, destacó ayer su capacidad para aguantar situaciones adversas al frente del gobierno, dos días después de que fue imputada por encubrimiento de los iraníes en la causa por la voladura de la AMIA.

“Cuando se asombran de cómo aguanto lo que tengo que aguantar les digo que aprendí en la Patagonia, con el viento, el frío, la nieve y el olvido”, expresó en su segundo discurso en 12 horas y su primera cadena nacional desde que fuera imputada por el fiscal Gerardo Pollicita por encubrimiento del atentado de la causa AMIA.

Allí, la jefa de Estado inauguró un hospital y firmó las actas formales para comenzar la construcción de las represas que serán bautizadas con los nombres de Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic y que, según dijo, estarán terminadas en un lapso de cinco años y financiadas por China.

En su discurso, CFK evitó referirse directamente al pedido de imputación en su contra, ante la presunción de que tomó parte de una maniobra para garantizar la impunidad de siete ciudadanos iraníes involucrados en el ataque terrorista a la AMIA.

Pollicita siguió la senda de investigación que había iniciado su colega Nisman, hallado muerto el pasado 18 de enero en su departamento de un balazo en la cabeza.

Cuatro días antes de su fallecimiento, el fiscal había hecho pública una denuncia similar a la que presentó Pollicita y que, para el gobierno, se trata de una maniobra de “golpismo judicial”.

Al final de su discurso, CFK, con una vela en la mano que le había regalado un sacerdote de El Calafate, aseguró que “siempre va a haber un patriota cuando quieran avanzar” sobre las “conquistas y derechos” de su gestión.

“Para venir a vivir acá hay que estar duro y preparado. Este lugar no es para blandos”, remarcó la mandataria, que tiene en El Calafate una residencia de descanso y negocios hoteleros en sociedad con familiares, que están siendo investigados por la Justicia.

En el acto, CFK estuvo acompañada por su cuñada, la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; su nuera, Rocío García, y su nieto Iván. No estuvo allí su hijo, Máximo, padre del pequeño.

Por otro lado, los diarios de Santa Cruz publicaron ayer un escrito en el que varios legisladores de “La Cámpora”, dirigentes oficialistas e integrantes de la familia presidencial defendieron la gestión K. “Denuncias e imputaciones avasallan el sistema republicano de Gobierno y son un ataque liso y llano contra la figura presidencial”, se titulaba el texto. Los firmantes afirmaron que CFK “y su equipo de gobierno” enfrentan un “cúmulo de maniobras desestabilizadoras de todo tipo”, entre ellas la “falsa imputación” del fiscal Pollicita. (DPA)

la muerte de nisman


Comentarios


CFK sólo resalta su “aguante” tras la imputación