Chabán le dio aire a Ibarra y complicó a Callejeros

El empresario acusado dijo que no conocía personalmente al jefe del Gobierno porteño.



El empresario Omar Chabán, procesado como presunto responsable de las 193 muertes que ocasionó un incendio en el boliche República Cromañón, aseguró ayer que “no conoce” al jefe de gobierno porteño, Aníbal Ibarra, rechazó haber pagado coimas a la Policía Federal y contó que el grupo de rock Callejeros tenía su propio esquema de seguridad.

En su segunda jornada de descargo ante el juez Julio Lucini, Chabán calificó de “una pavada, una locura”, la declaración de un testigo que habría señalado que, en una ocasión, el empresario dijo que debía parte del éxito en Cromañón a Ibarra. “¿Cómo alguien puede haber dicho una estupidez tan grande? No conozco a Ibarra personalmente”, aseveró Chabán, y contestó que “no” cuando los investigadores quisieron saber si tenía relación con algún funcionario de la administración porteña.

Además, negó haber pagado sobornos al personal de la seccional séptima de la Policía Federal, con jurisdicción en Cromañón, y explicó que de esa dependencia sólo conocía al ahora procesado subcomisario Carlos Díaz porque “pasó una vez por el lugar y le dije: 'Por favor, haga muchos controles (…) porque en el rock siempre se necesita policía”.

Aclaró que “nunca necesité pagar nada” a la policía, “nunca le entregué dinero”. Y negó también conocer a juez Gustavo Bruzzone, que integra la Cámara Nacional de Apelaciones, votó en favor de la liberación de Chabán y fue recusado porque, según familiares de las víctimas de Cromañón, habría compartido proyectos culturales con el empresario. Ibarra, en tanto, fue denunciado por familiares de las víctimas como posible responsable del incendio en virtud de las gruesas violaciones a las normas de seguridad detectadas en el boliche tras el incendio.

La catástrofe en Cromañón se produjo el 30 de diciembr y al día siguiente Chabán fue detenido. Si bien se negó sistemáticamente a declarar, el miércoles aceptó brindar al juez su versión de los hechos y ayer continuó con su descargo, que se reanudará hoy desde las 10, según dijo el abogado defensor Pedro D'Attoli.

Chabán pasó la noche en la alcaidía del Palacio de Justicia, dijeron fuentes judiciales que precisaron que en la audiencia de hoy -que duró unas ocho horas e incluyó un receso- el empresario, que gerenciaba Cromañón, respondió las preguntas formuladas por el juez y por el fiscal Juan Sansone.

Por la mañana, el interrogatorio corrió por cuenta del juez, que liberará a Chabán cuando obtenga respaldo a la fianza de medio millón de pesos que fijó la Cámara cuando, el 13 de mayo pasado, excarceló al empresario.

Según fuentes judiciales, falta certificar sólo uno de los numerosos inmuebles presentados como garantía por los fiadores de Chabán. Si la vivienda no tiene gravámenes, el acusado dejará la cárcel.

El productor artístico Raúl Villarreal, sindicado en el expediente como “mano derecha” de Chabán, también obtuvo la excarcelación pero ayer fue rechazada una propiedad que presentó como aval, por lo que seguirá preso hasta reunir los 30 mil pesos de fianza o conseguir bienes que respalden esa suma.

Por la tarde fue Sansone quien interrogó a Chabán, que explicó que la “salida de emergencia” que estaba clausurada la noche del siniestro -lo cual impidió la evacuación de víctimas- no funcionaba como tal sino como acceso al hotel Central Park, que linda con Cromañón y forma parte del mismo inmueble.

“La puerta de emergencia era otra, la que daba a la calle Bartolomé Mitre.

Familiares de vigilia

Un grupo de familiares de víctimas de Cromañón pasó la noche en carpas que instalaron frente al Palacio de Tribunales, donde por segundo día consecutivo continuó la declaración del empresario Omar Chabán ante el juez Marcelo Lucini.

Los familiares rechazaron los argumentos de Chabán que frente al magistrado dijo que el incendio fue intencional. “Se trata de una estrategia de D'attoli”, el abogado defensor, dijo Luis Fernández, padre de Laila.

El hombre aseguró que “está totalmente demostrada la culpabilidad de Chabán en el abandono de personas al apagar la luz de Cromañón y escaparse”.

Fernando Soto, uno de los representantes legales de los familiares, calificó de “locura” el argumento de Chabán sobre el atentado como origen de la tragedia que costó la vida a 193 personas, en su mayoría jóvenes. “Lo que dice Chabán no es de una persona normal. El local se incendió tres veces antes. Chabán es una personalidad histriónica. Es esquizoide. Con una personalidad así es muy difícil contenerlo”, aseguró el abogado.

Por su parte, el detenido Raúl Villarreal, señalado como la mano derecha del empresario Omar Chabán, seguía con la búsqueda de propiedades para pagar la fianza de 30 mil pesos que le permitirá gozar del beneficio de la excarcelación, luego de que la Justicia le rechazara ayer una propiedad de su hijo que estaba hipotecada.

Según indicaron fuentes judiciales, el juez de instrucción Julio Lucini decidió rechazar la escritura de una propiedad del hijo de Chabán, que trabajaba en otro boliche de Chabán, ya que sobre la propiedad pesa una hipoteca. Precisamente, la caución debe estar libre de cualquier deuda ya que se toma como un aval de la Justicia de que el imputado no se va a escapar.

Se verán videos de esa noche

El abogado de Omar Chabán anunció ayer que la declaración indagatoria de su cliente continuará hoy con la exhibición de los videos de la noche de la tragedia y con el interrogatorio del juez Marcelo Lucini y el fiscal Juan Manuel Sansone.

“Mañana (por hoy) muy temprano se le van a exhibir videos, a pedido de la defensa, para que especifique si son del día de la tragedia o del día anterior, él lo va a aclarar porque vivió ese momento”, señaló el letrado Pedro D'Attoli.

El defensor hizo referencia al video que se difundió por los medios de comunicación en el que se ve cómo se originó y se interrumpió abruptamente el show del grupo Callejeros del 30 de diciembre último, cuando la pirotecnia encendió el techo de mediasombra y paneles acústicos de Cromañón. Según su abogado, Chabán -que la pasó noche en la alcaidía de los tribunales porteños-, “será sometido al interrogatorio del juez y del fiscal”.

D'Attoli afirmó que su cliente no tuvo responsabilidad en la habilitación del local de Cromañón porque funcionaba como bailanta siete años antes de que él se hiciera cargo del boliche. Chabán hizo su primer recital en Cromañón en abril de 2004 “y esta habilitación con la puerta conflictiva (la que estaba cerrada con candado) es de 1997 a cargo de Lagartos SA”, explicó. Manifestó que la habilitación no surgió porque “Chabán hizo algún trámite”, sino que “esto (el local de Cromañón) ya estaba todo habilitado de la bailanta Reventón y de fiestas que hacían”.


Comentarios


Chabán le dio aire a Ibarra y complicó a Callejeros