“¿Chamán o psiquiatra?” II



Ésta sólo pretende ser una reflexión sobre la carta de la Sra. María Paula Torreano publicada en este matutino el 4 del corriente. Es muy fácil, mi querida señora, ensuciar o “escrachar” a un profesional a partir de suposiciones, sin pensar que es fácil lastimar pero muy difícil reparar. Por lo que deduzco de su carta, si usted estaba en la antesala del consultorio, era una de las tantas pacientes que en contadas ocasiones debe haber llorado como lo hacía la señora que usted menciona, debe haber llamado sin horario debido a su desesperación y alguna vez, por qué no, le habrá planteado que no tenía medios para pagar sin que por eso haya dejado de ser atendida. Sin embargo ahora, sin preparación científica alguna (y disculpe si estoy equivocada) pero basada seguramente en algún artículo de internet o en el saber popular, juzga a ese mismo profesional sin saber usted cuál era realmente la necesidad que él tenía de aplicar una u otra técnica de cura. Mi querida señora, no olvide que cuando nuestros profesionales médicos –y esto lo hago extensivo a todos en general– se “ocupan” de sus pacientes también se “preocupan” por ellos, olvidando sus horarios, días de descanso y hasta vacaciones. A los médicos, como a cualquier ser humano, no sólo los mueve su conocimiento sino también la necesidad de reconocimiento de sus pacientes y de la sociedad. Por favor, piénselo antes de hablar otra vez. Nieves Inés Garate, DNI 5.729.356 - Roca

Nieves Inés Garate, DNI 5.729.356 - Roca


Comentarios


“¿Chamán o psiquiatra?” II