«Chau» al francés en las escuelas rionegrinas

Mázzaro ya firmó la defunción del idioma galo. "Es difícil mantenerlo", argumentó.

VIEDMA (AV).- El idioma francés, de a poco, desaparecerá de las aulas en la escuela media pública rionegrina.

Una resolución oficial del Ministerio de Educación le otorgó un certificado de defunción tendiente a la reducción de carga horaria con algunas pequeñas salvedades.

Esa disposición firmada por la titular ministerial, Ana Mázzaro, prevé la supresión en forma gradual en los cursos donde se dicta simultáneamente el idioma inglés, a la vez que sólo se autoriza para las creaciones de primer año el dictado del inglés como lengua extranjera.

Sólo, por excepción, se otorgó la facultad de continuar el dictado de la asignatura francés a cargo de docentes titulares en coexistencia con inglés en las divisiones del Centro de Educación Media N 5 de Cipolletti Para ello se tomó en cuenta que se continuó dictando por fuera de lo establecido en los respectivos planes de estudios y a cargo de profesores titulares. En colegios secundarios de otras ciudades rionegrinas, ya había caído en desuso.

El único fundamento pedagógico que incluye la resolución N 1.312 es la aparición en escena de una modificación de planes de estudios educativos afectados por la supresión del Ciclo Básico Unificado (CBU) durante el ajuste provocado por la administración Verani en 1996.

No obstante, reivindica que resulta conveniente mantener aquellos cursos donde el dictado del idioma esté a cargo de docentes titulares, a los fines de no obrar en perjuicio de ellos.

Mázzaro explicó a «Río Negro» que «el francés es un lengua riquísima, es centro de toda la cultura latina en mucho sentido, pero la cuestión es que en algún momento, sobre todos en los '90 vino esta onda pragmática de que hay que saber inglés».

Consideró que «fue difícil sostenerlo por dos motivos: convencer a los padres de que el francés es tan útil e interesante desde el punto de vista cultural, como el inglés, y además empezamos a tener dificultades con profesores que tuvieran formación docente». La ministra puntualizó que «esto llevó a que se hiciera en el CBU una opción de idioma único, para que los chicos pudieran profundizarlo de primero a quinto años, entonces se cortó esa alternancia que había en ambos idiomas y lamentablemente perdió el francés».

En cuanto a una verdadera fundamentación pedagógica, insistió en que «es una cuestión de este imaginario que se hacen los padres respecto a la utilidad de tal o cual disciplina».

Recordó que «20 años atrás era muy importante que todo el mundo supiera escribir a máquina entonces todos querían cursar el Comercila porque ahí se dictaba mecanografía» por lo tanto «hay cosas que devienen del uso y costumbre y lo que los padres supuestamente piensan de que esa herramienta le dará» en el futuro a sus hijos. Respecto de la excepción de Cipolletti, señaló que «siguieron teniendo profesores titulares y se conservó un grupo».

Al parecer no hay futuro para la idiosincrasia gala. Mázzaro indicó que «se lo quiso proteger pero hay otra cuestión como que algún alumno se mude de ciudad, y ya hubo casos de que tuvieron que rendir tres años de equivalencias» tras lo cual lamentó la situación porque hay textos de algunos profesorados que se mantienen en francés y además «no prosperaron algunos trabajos en conjunto, para mantenerlo, tanto con la Alianza como con la embajada».

Dina Sokol tiene sangre celta, y si bien se formó como profesora en francés compartiendo con el inglés, asume la supresión como una derrota cultural en favor del mercantilismo. A su criterio «algunas escuelas públicas deberían mantenerlo».

Expresó que la desafectación «es perder un patrimonio de la historia y de la cultura mundial porque a través de los idiomas se conocen los pueblos. Esto no es una cosa mecánica, se va formando de acuerdo a la idiosincrasia y el carácter»

Cargó contra el inglés porque «es un idioma impuesto por una sociedad en la que no tenemos ninguna relación, el sajón no tiene ninguna comunión con nuestro pueblo latino» por lo tanto «se nos impone a través de la necesidad es como una especie de esclavismo» como con las computadoras cuyos manuales vienen en inglés y si no sabés «arreglate como puedas».

Insistió en que «esta penetración es cultural entre comillas porque de cultura no aporta nada» sólo «la cultura de la 'Cajita Feliz' de las hamburguesas de Mc Donald» mientras que «el francés proviene de la cuna de la cultura, todas las innovaciones artísticas aun sociales que son históricos en la historia de la humanidad como la Revolución francesa»; por lo tanto, «estamos perdiendo valores que corresponden a nuestra cultura latina» es como «estar perdiendo nuestras raíces que también se nutren de estos idiomas como el francés o el italiano».

Sokol recordó palabras del fallecido presidente Francois Mitterrand. «El era un purista del idioma. Decía que el francés no es ningún sentimiento sino una sensación», concluyó (AV)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios