Chicago se fue con la frente en alto





Fútbol de afa

Nueva Chicago dio todo pero lo le alcanzó para aferrarse a la elite. A pesar de derrotar en su cancha a Quilmes por 2 a 1, no logró conseguir el objetivo con el cual salió al campo de juego: evitar el descenso a la B Nacional, tras jugar un año en la categoría máxima del fútbol argentino. A pesar de la tristeza que significó el descenso, los hinchas de Chicago, que llenó tres de las cuatro tribunas de la cancha en Mataderos, despidió a sus jugadores revoleando camisetas bajo una lluvia de aplausos, y bengalas de colores en reconocimiento al esfuerzo realizado en las últimas fechas. Obligado por la necesidad de ganar, el equipo dirigido por Rubén Forestello salió a matar o morir, y tuvo premio a esa actitud a los 9’, cuando tras un grosero fallo del arquero Walter Benítez, Gagliardi, de cabeza, puso el 1-0. Después Quilmes se adelantó un poco en el campo, y comenzó a exponer las debilidades de la defensa de Chicago. A los 40’ Alexis Canelo aprovechó una de esas desinteligencias y habilitó Braña para el 1-1. A partir de entonces Chicago, corrido por la desesperación, chocó contra sus limitaciones y encima desde afuera llegaban pésimas noticias: tanto Temperley como Huracán sumaban el punto que necesitaban para seguir en primera. A los 29 la que se equivocó fue la defensa de Quilmes, y Carrasco ingresando por derecha, sacó un remate cruzado que superó la estirada de Benítez. A pesar de la victoria la historia ya estaba escrita, aunque Chicago se iba de la elite con la frente en alto.


Comentarios


Seguí Leyendo

Chicago se fue con la frente en alto