Chicas malas

Del director de “300”, Zack Snyder, llegó “Sucker Punch”, la historia de una joven internada en un manicomio que planea escapar.



#

La nueva película de Warner Brothers “Sucker Punch”, que se estrenó ayer en Village Cines Neuquén, retoma el tema de las chicas sexis con un arma en la mano, una fórmula que en el pasado ha sido lucrativa para más de un estudio. La fascinación de Hollywood por personajes femeninos guerreros –en cintas como “Los Ángeles de Charlie”, “Kill Bill”, “Sin City”, “Kick Ass”, “Lara Croft” y “Resident Evil”, entre otras– se está convirtiendo en una fórmula mágica para los estudios de Hollywood que prefieren apuestas seguras en tiempos de crisis. La cinta, catalogada por el mismo director, Zack Snyder, como “Alicia en el país de las Maravillas con ametralladoras”, es una historia fantástica de acción protagonizada por Emily Browning (“The Uninvited”), Abbie Cornish (“Somersault”), Jena Malone (“Stepmom”), Vanessa Hudgens (“High School Musical”) y Jamie Chung (“Sorority Row”). “Sucker Punch” narra las aventuras de una joven cuyos sueños son un escape de la realidad oscura que vive. Babydoll (“Browning”), que ha sido encerrada en un manicomio en contra de su voluntad, intenta escapar para evitar que se le realice una lobotomía. La película está ambientada en los años 50. La imaginación de Babydoll la transporta en el tiempo y el espacio y logra llegar a un mundo en donde la realidad se confunde con la imaginación. “‘Sucker Punch’ es un filme acerca del escape tanto literal como figurativo. Muestra cómo la mente puede crear una barricada casi impenetrable en contra del mundo real y hasta qué punto estamos dispuestos a sacrificarnos por salir de una situación difícil”, asegura Snyder, que además de director fue coguionista y productor. Deborah Snyder, esposa del director y también productora de la cinta, destaca que la idea siempre estuvo centrada en la joven Babydoll, que enfrentó tanta adversidad en su vida que se refugió en mundos fantásticos. “Es una superviviente”, asegura. El cineasta no quiso ponerse límites en cuanto al espacio ni el tiempo por lo que sus personajes circulan por lugares antiguos y futuristas. Sin embargo, los mismos productores destacan la ironía en el hecho de que una película con tanta libertad de creación esté precisamente ambientada en una institución mental de Vermont de los años 50, uno de los lugares más limitados y encerrados que uno pueda imaginar. Por su parte, Browning cree que su personaje es un ser débil pero que se convierte en una verdadera heroína. “A pesar de que su nombre simboliza algo realmente frágil, ella no lo es para nada. Eso es lo fascinante del personaje: es una chica fuerte con un estoicismo inesperado”, señala. Las cinco protagonistas tuvieron que someterse a una fuerte preparación física durante 12 semanas antes del rodaje para conseguir la energía necesaria que exigían las escenas de acción. “Todas encontramos dentro de sí esta cosa que llamamos ‘la bestia’. Cuando crees que has realizado el esfuerzo máximo, siempre puedes encontrar la bestia que te empuje a otro nivel completamente diferente. Es una sensación sorprendente, una especie de euforia que llega dentro de ti”, indica Cornish. En “Sucker Punch”, Babydoll y sus guerreras compañeras –la reacia Sweet Pea (Cornish), la franca Rocket (Malone), la astuta Blondie (Hudgens) y la fiel Amber (Chung)– tienen que luchar contra todo tipo de enemigos, desde una bestia samurái titánica hasta soldados zombis animados y dragones que escupen fuego. Las valientes jóvenes tienen a su disposición su ingenio, arsenal mortal y su voluntad para sobrevivir. Este joven y no tan conocido reparto se unió al equipo que Snyder utilizó para realizar “Watchmen” en el 2009. Además de las chicas guerreras se destaca Carla Gugino, que también trabajó con Snyder en “Watchmen”; Oscar Isaac (“Robin Hood”), Jon Hamm (“Mad Men”) y Scott Glenn (“The Bourne Ultimatum”). El director de Wisconsin además recurrió al diseñador de producción Rick Carter, de “Avatar”, y fotógrafos veteranos de “300”. Snyder confiesa que la complejidad visual de la cinta es parte de una evolución propia. “Me inspiré en arte fantástico y revistas como ‘Heavy Metal’. Es una mezcla entre dichas influencias y ‘Twilight Zone’, así como las lecturas de Richard Bach”, declara. Este último proyecto, que Snyder había aplazado para realizar “Watchmen”, iba a ser protagonizado por Amanda Seyfried (“Mamma Mia!”), que tuvo que rechazar la oferta por conflicto de horarios. A pesar de no contar con la provocadora Seyfried, “Sucker Punch” cuenta con elementos atractivos de cara a la taquilla: chicas jóvenes y guapas en acción y el factor del 3D. Además, el hecho de haber recibido una clasificación como película para mayores de 13 años en lugar de cinta para adultos le da más posibilidades de cara a las ganancias. (DPA)


Comentarios


Chicas malas