“Chicho” fue el más parejo



BUENOS AIRES (DyN).- El colombiano Mauricio Serna, con una actuación en la que volvieron a destacarse su generoso despliegue y el equilibrio que le dio al equipo, fue el jugador más parejo de Boca, apenas por encima de Rodolfo Arruabarrena, el otro que logró destacarse.

Esta es la calificación individual que merecieron los jugadores “xeneizes”:

Oscar Córdoba (6): respondió bien cuando fue requerido, sin mucho trabajo.

Cristian Traverso (3): cometió errores posicionales. Dejó libre el lateral derecho y se mostró inseguro en la marca.

Jorge Bermúdez (5): cometió algunas fallas en las salidas, en especial cuando debió relevar a Traverso, aunque en general no fracasó.

Wálter Samuel (6): cumplió muy bien la función defensiva. Se soltó menos que otras veces.

Rodolfo Arruabarrena (7): Ganó por todo el lateral, tanto en ataque como en defensa. Otra auspiciosa tarea.

Gustavo Barros Schelotto (4): desordenado e impreciso con la pelota.

Mauricio Serna (7): el hombre más regular de Boca. Recuperó pelotas incansablemente, ganando en todo el ancho del mediocampo.

Diego Cagna (5): sus mejores momentos coincidieron con los mejores del equipo, en especial en el primer tiempo, pero no mantuvo un nivel parejo.

Juan Román Riquelme (6): otro que tuvo altibajos. Jugó mejor el primer tiempo que el segundo. Bien cuando se juntó con Arruabarrena, pero sin la gravitación de otras veces.

Guillermo Barros Schelotto (6): buscó incansablemente. En algunas ocasiones le faltó final, pero fue el hombre más peligroso de Boca.

Alfredo Moreno (5): algunas insinuaciones de su buen manejo, especialmente en una muy buena jugada del segundo tiempo en la cual dejó en posición de gol a Cagna.

A Cristian Giménez y José Pereda no se los califica porque jugaron menos de treinta minutos.

Campagnuolo, lo mejor

El arquero Gustavo Campagnuolo se convirtió en el jugador más importante del clásico que Boca Juniors y San Lorenzo igualaron al atajar tres pelotas muy peligrosas y transmitir seguridad durante todo el desarrollo.

Esta es la calificación individual que merecieron los jugadores “azulgranas”:

Gustavo Campagnuolo (8): Tres intervenciones fundamentales. Brindó una inquebrantable sensación de seguridad al cabo de los noventa minutos.

Iván Córdoba (7): La seguridad y la velocidad habituales para llegar a tiempo a la mayoría de las pelotas.

Eduardo Tuzzio (5): Algunas veces le ganaron en el dos-uno, aunque en general trató de no complicarse.

Horacio Ameli (6): Salvo una jugada del primer tiempo en la que se dejó ganar la posición por Guillermo Barros Schelotto, complementó muy bien a Iván Córdoba, en especial en el juego aéreo.

Lucas Pusineri (4): Cumplió una función estrictamente defensiva y no tuvo seguridad con la pelota.

Pablo Michelini (6): Batalló permanentemente. Importante en el trabajo de obstrucción delante de la línea de defensores.

Guillermo Franco (5): Jugó un buen primer tiempo, en el cual se juntó bien con Romagnoli y apareció en posiciones de ataque. Después desapareció.

Omar Gallardo (5): Se dedicó permanentemente a la obstrucción sobre el sector izquierdo. Cumplió, aunque tuvo poco peso en el desarrollo del juego, ya que nunca acompañó a los delanteros o volantes.

Leandro Romagnoli (6): Mostró su muy buen manejo de pelota en los mejores momentos de San Lorenzo, aunque jugó muy lejos del área y a veces se excedió en la maniobra individual.

Raúl Estévez (4): Buscó permanentemente, pero perdió en el duelo con Arruabarrena.

Bernardo Romeo (4): En su descargo hay que decir que le llegó muy poco el juego, pero estuvo la mayor parte del tiempo aislado del partido.

Carlos Netto (6): Le dio mayor vigor a la salida de su equipo y estuvo muy cerca del gol con un tiro libre que impactó en el travesaño.

A Mirko Saric y Julio Bevaqua no se los califica porque jugaron menos de treinta minutos.


Comentarios


"Chicho" fue el más parejo