Chihuido II rinde examen en el gobierno nacional14-6-03



NEUQUEN (AN).- El proyecto multipropósito Chihuido II rinde examen en el Ministerio de Planificación de la Nación. El expediente, que el triunfalismo del gobierno neuquino situaba en la secretaría Legal y Técnica de Presidencia durante la administración de Eduardo Duhalde, volvió al área de obras públicas para su pormenorizado análisis porque ya no está en la gatera y deberá esperar el segundo turno de las inversiones que hará el Estado en este período gubernamental. Ayer, una fuente de la cartera que conduce Julio De Vido y que comprende las áreas de transporte, energía, obras y servicios públicos, comunicaciones, vialidad y minería, dijo que el ministro no se iba a pronunciar por el momento, pero que "se estudiaba la documentación disponible". El portavoz también se refirió a las declaraciones de Oscar Parrilli, secretario general de la Presidencia, que el sábado pasado dijo que el megaemprendimiento está para una segunda etapa del gobierno actual y que además "no sólo Nación tiene que poner plata, también deben hacerlo las empresas privadas". La inversión de riesgo pregonada por Parrilli alude a la necesidad de un aporte oficial que reclaman el gobierno neuquino y la empresa preadjudicataria -el grupo Pescarmona- que requieren 129 millones de dólares de la provincia y 103 millones más de esa moneda de la Nación. Además, hay un menú de exenciones y diferimientos fiscales que suben la cifra en otros 100 millones. Pero la administración de Jorge Sobisch no pierde pisada: el 30 de mayo, el mandatario pidió a la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas que se expida y dé un juicio técnico sobre las virtudes del proyecto en cuanto al aprovechamiento de los ríos en cuestión. Sobisch envió la documentación técnica que quemó en las manos del titular de la AIC, Juan Gardes, quien se excusó de tal dictamen. Las razones esgrimidas por Gardes son conocidas: él fue el ingeniero a cargo de la dirección del proyecto original en la ex estatal Agua y Energía Eléctrica, y luego, una de las tres cabezas de la consultora que "promovió la iniciativa privada" ante la provincia de Neuquén. Los otros dos son el concejal radical Carlos Vidal y el ex secretario de Energía durante el gobierno de Pedro Salvatori, Luis Galardi. Gardes se excusó mediante una nota dirigida a los representantes provinciales en la AIC quienes dispusieron aceptar la excusación del presidente del organismo. El representante neuquino en la AIC, Elías Alberto Sapag, respondió a los diputados del MPN felipista, Jorge Tobares y Constantino Mesplatere, que el organismo "analiza la documentación" remitida por el gobierno provincial. Una vez finalizado, "enviaremos las conclusiones", tanto al Ejecutivo como a los legisladores, dijo en una nota Sapag. Los diputados habían solicitado específicamente los estudios técnicos de la AIC sobre el manejo de los caudales del Neuquén, los estudios disponibles y el impacto en el "sistema de emergencia hídrica y mitigación de riesgos" en la cuenca. El cruce epistolar apunta a obtener precisiones técnicas en lo relativo al control de la crecida máxima probable del Neuquén, donde se instalará la represa hidroeléctrica -a la altura de Paso de los Indios-. Desde allí se prevé construir un canal de riego que habilitará la puesta en producción de siete mil hectáreas entre el río y la zona de Cutral Co-Plaza Huincul. Allí, las Bodegas Lagarde proyectaron plantar mil hectáreas con viñedos y desarrollar la elaboración de vinos.


Comentarios


Chihuido II rinde examen en el gobierno nacional14-6-03