Chiítas iraquíes rechazan oferta de desarme

El jefe del gobierno llevó la propuesta a Najaf, donde se libran intensos combates, pero el sector encabezado por Moqtada al Sader la rechazó. Secuestraron al cónsul de Irán en Kerbala.



BAGDAD (Télam/AP/AFP)- El líder chiíta Moqtada al Sadr rechazó ayer la demanda de desarmar sus milicias, formulada por el primer ministro iraquí Iyad Allawi en su visita a la ciudad de Nayaf donde se libran cruentos combates que causaron 43 muer-tos en las últimas 24 horas.

"Hoy nos pide que desarmemos a nuestra milicia. Sólo intenta pescar algo en aguas revueltas", dijo el vocero de Al Sadr, Hazim Al-Ajari, a la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

Los líderes del Ejército del Mahdi, que encabeza Al Sadr, argumentan que ni siquiera recibieron un pedido en ese sentido de la Maryaiya (Consejo Superior de Clérigos) chiíta.

Al Sadr es un joven clérigo que encabezó una revuelta contra las tropas de ocupación en abril pasado y goza de gran popularidad entre los fieles de esa rama de la religión islámica.

La reacción de los milicianos chiítas se debe a un pedido realizado por Allawi, quien visitó a-yer imprevistamente por unas horas la ciudad de Nayaf, donde desde hace más de tres días se libran violentos combates entre milicianos y tropas estadounidenses.

En esta ciudad, ubicada 170 kilómetros al sur de Bagdad, Allawi llamó a los insurgentes seguidores del clérigo chiíta a "abandonar los lugares santos de Nayaf, deponer las armas y respetar la ley", informó la cadena de noticias británica BBC.

"En la ciudad hay elementos que han roto la tregua y la ley", dijo el primer ministro antes de reunirse con el gobernador de Nayaf, Adnanal Zorfi, y una delegación de representantes de Al-Sadr.

Por su parte, el gobernador señaló que no es necesario "en ningún caso negociar" una nueva tregua con los milicianos que "violan continuamente la tregua, y cometen todos los días ataques contra la policía iraquí".A su vez, Allawi anunció una amnistía de 30 días que busca disminuir la actividad de los grupos insurgentes que operan en el país.

Esta medida de excepción se aplicará a los militantes de los grupos armados que se presenten voluntariamente ante las autoridades, y quieran reincorporarse a la vida civil.

Se perdonará lo que el gobierno considera como "delitos menores", entre ellos la posesión de armas cortas y de algunos explosivos. Otros delitos como la violación, el asesinato, el saqueo y los ataques a los edificios gu

bernamentales no serán incluidos en la amnistía.

Desde el jueves las fuerzas de Estados Unidos y la milicia de Sadr mantienen intensos enfrentamientos en Nayaf que causaron 43 muertes en las últimas 24 horas, según informó el Ministerio de Salud iraquí.

Dos helicópteros estadounidenses atacaron bases del Ejército del Mahdi con misiles cerca del cementerio de Nayaf.

La jefatura militar de las tropas de Estados Unidos había dicho el viernes que 300 miembros de las milicias habían muer-to entre el jueves y el viernes, pero esa información fue desmentida por fuentes cercanas a Al Sadr.

Por otra parte, el cónsul iraní en Kerbala, sur de Irak, fue secuestrado ayer por milicianos iraquíes, informó la embajada de Irán en Bagdad.

"La embajada iraní en Bagdad confirmó que su cónsul en Kerbala fue secuestrado", dijo la televisión estatal de Irán. La cadena de noticias en árabe Al Arabiya dijo que los secuestradores acusan al diplomático de haber contribuido a profundizar los enfrentamientos sectarios en el país.


Comentarios


Chiítas iraquíes rechazan oferta de desarme