Chile quiere pisar fuerte en la OEA



WASHINGTON.- El ministro del Interior chileno, José Miguel Insulza o el canciller mexicano, Luis Derbez, se convertirán hoy en el nuevo secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo plenario deberá decidir la elección.

Quien se imponga en la elección, a celebrarse en la sede de la OEA en Washington, sucederá al ex presidente costarricense Miguel Angel Rodríguez, quien renunció en octubre del 2004 tras graves de denuncias de corrupción en su contra en su país.

El próximo secretario general se hará cargo de una difícil situación para el organismo continental, afectado por la escandalosa salida de Rodríguez, actualmente en régimen de prisión domiciliaria en su país, informó la agencia de noticias italiana ANSA.

Sin embargo, ya sea Derbez o Insulza quien asuma como nuevo secretario general, la OEA lo espera también con un millonario déficit presupuestario y una notoria debilidad para imponerse en el continente.

En ese sentido, cabe recordar el envío de tropas a Haití para controlar las conse

cuencias de la salida del presidente Jean Bertrand Aristide debió ser administrado por las Naciones Unidas, y no por la OEA.

El gobierno chileno manifestó ayer su confianza de que su ministro del Interior, José Miguel Insulza, será elegido hoy nuevo secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El canciller chileno, Ignacio Walker, dijo anoche en Washington: “Estamos muy tranquilos para la elección de mañana. Quiero afirmar que tenemos los votos comprometidos y tenemos mucha confianza en que vamos a ganar”, citó la agencia ANSA.

Aunque Walker no quiso definir cuáles son los países con los que Insulza cuenta para su consagración, explicó que “hemos hecho un muy buen trabajo como cancillería con muchos países amigos”.

Tras conocerse la renuncia a la postulación del ex presidente salvadoreño, Francisco Flores, la puja por la secretaría quedó reducida sólo a Insulza y al canciller mexicano, Luis Ernesto Derbez.

(AFP)


Comentarios


Chile quiere pisar fuerte en la OEA