China, entre las más beneficiadas



China se beneficia menos de lo que cabría esperar de la caída de los precios del petróleo, a pesar de ser el mayor importador de crudo del mundo. Eso se debe, en parte, a que al depender tanto del carbón la mayor parte de la economía está expuesta a las cotizaciones del líquido a través del sector del transporte.

Los precios del diesel y de la nafta, fijados por el estado, dejan de alinearse con los valores del petróleo cuando éstos se ubican alrededor de u$s 80 el barril. Eso es una buena noticia para las refinerías de petróleo de propiedad estatal CNPC y Sinopec, pero no tanto para las empresas y los conductores.

Los bancos de desarrollo de China también están muy expuestos a grandes exportadores de petróleo como Venezuela, lo que deja vulnerable a Beijing en los casos en que la caída de precios golpea la capacidad de esos países para devolver préstamos.

Financial Times


Comentarios


China, entre las más beneficiadas