China se endurece y envía más tropas para sofocar la rebelión en el Tíbet



#

Las informacio-nes parciales hablan de miles de detenidos y una masiva presencia militar china en esa región himalaya.

PEKÍN (DPA/AFP) – China recrudeció ayer el tono frente a los tibetanos en el exilio y habló de una “lucha a vida o muerte” con el Dalai Lama y sus seguidores, mientras el líder espiritual pidió a los líderes mundiales que ayuden a resolver la crisis en Tíbet mediante el “diálogo” y que presionen a Pekín para “modere” su represión tras la oleada de arrestos en la región himalaya.

La organización Free Tibet Campaign afirmó que otros 20.000 miembros de la policía paramilitar (Wujing) fueron enviados desde la capital tibetana, Lhasa, a cinco localidades tibetanas. Mientras tanto reina una tensa calma en Chengdu, la capital provincial de Sichuan, donde un gran despliegue policial ocupa la central avenida Dianxin.

En Gannan, testigos vieron a 102 camiones policiales, cuyos ocupantes estaban equipados con armas y gas lacrimógeno. Además, unos 200 maestros tibetanos protestaron en la provincia de Qinghai. Periodistas extranjeros no tienen permiso para informar desde Lhasa, ni desde las zonas tibetanas de Qinghai, Gansu y Sichuan, supuestamente por motivos de seguridad.

Tras vencer el ultimátum para que los participantes en las protestas en Lhasa se entreguen a la policía, 105 personas se presentaron ante las autoridades para poder enfrentar penas menores, informó la agencia de noticias china Xinhua. Más de 1.000 personas han sido detenidas tras los disturbios en la capital provincial, según testigos. China responsabiliza al jefe espiritual de los tibetanos por las protestas. “Estamos en una lucha con sangre y fuego, a vida o muerte con el grupo del Dalai Lama”, afirmó el jefe del Partido Comunista en el Tíbet, Zhang Qingli, según el diario “Xizang Ribao”.

En tanto, el Dalai Lama dijo ayer que “Seguimos comprometidos (…) con un proceso de diálogo para encontrar una solución mutuamente beneficiosa para el tema tibetano” en una carta difundida en Dharamshala, en el norte de la India, capital del exilio tibetano. “También queremos que la comunidad internacional apoye nuestros esfuerzos para resolver los problemas de Tíbet mediante el diálogo, y les pedimos que exijan a los líderes chinos moderación a la hora de enfrentarse con la actual situación y tratar a los arrestados de forma justa y correcta”, añadió.


Comentarios


China se endurece y envía más tropas para sofocar la rebelión en el Tíbet