Chironi enfrenta a taxistas enojados antes de irse

Un decreto otorgó a ocho móviles la parada exclusiva de la terminal.



VIEDMA – Los choferes de taxis están enojados con la administración Chironi a raíz de que un vacío legal en la ordenanza que regula la actividad les impide a acceder a estacionamientos de lugares públicos como la terminal de ómnibus.

Los taxistas se movilizaron ayer hacia el Deliberante para reclamar que ese impedimento sea subsanado, luego de protagonizar una fuerte discusión con inspectores municipales el miércoles último en la terminal cuan-do hicieron una toma simbólica en la parada que sólo favorece a los taxis denominados “libres”.

Durante las discusiones con el presidente del Concejo, Pedro Ansola, saltaron a la luz diferencias internas entre empresas y taxistas debido a una puja de intereses por las plataformas.

El problema surgió a raíz de la entrada en vigencia de un decreto firmado por el saliente intendente Fernando Chironi por el que le otorga a ocho taxistas la parada de la terminal en forma exclusiva, basándose en que no está reglamentado en la ordenanza el uso libre de lugares públicos como el mencionado, el hospital Zatti o la estación de trenes.

Tras varias horas de discusión acordaron con Ansola y los miembros de la Comisión de Gobierno del cuerpo, trabajar en forma conjunta varios días para corregir las disposiciones y aprobar el proyecto durante la sesión del jueves próximo.

Paralelamente, acordaron un “pacto de convivencia” para evitar que las diferencias en la terminal se transformen en hechos violentos, indicó el titular del cuerpo al finalizar la extensa reunión.

Antes de llegar a esa coincidencia, el taxista Julio Mercado le reclamó a Ansola en el recinto de sesiones que el nuevo texto “contemple a todas las partes, y el que quiere ser taxi libre que lo sea y el que quiera pertenecer a una empresa que pertenezca”.

Algunos choferes ofuscados le exigieron la presencia de funcionarios del Ejecutivo dado que según su testimonio -tras el incidente del miércoles- se comprometieron a concurrir ante el juez de Instrucción, Jorge Bustamante, quien debió mediar para evitar escenas violentas.

Las diferencias entre los taxistas aparecieron cuando se mencionó un acta-acuerdo adjudicando plataformas a empresas durante una reunión concretada en el Centro Cultural. “El acta no fue consensuada porque fueron algunas empresas acompañadas por la Cámara de Comercio que ni siquiera soluciona sus cosas internas”, tronó Raúl Carmona, quien aprovechó para cuestionar a los concejales por “cajonear” durante este año proyectos que fueron presentados para mejorar el funcionamiento del sector. También Mario Quilodrán se trenzó en discusión con otros choferes. La concejal peronista Juana Porro, el “democristiano” Carlos Pérez y Carlos Grandón del Partido Provincial Rionegrino (PPR) coincidieron en atender la situación planteada por los choferes, aunque antes Grandón -casi a los gritos- responsabilizó al Ejecutivo Municipal de haber favorecido a algunos pocos con la medida.


Comentarios


Chironi enfrenta a taxistas enojados antes de irse