Chos Malal se recupera de a poco del temporal

Comenzaron a llegar chapas y clavos, y hoy se espera más ayuda. Los trabajos de ayer ayer se hicieron con viento y bajo la lluvia. Todavía quedan alrededor de 80 personas que están evacuadas.



CHOS MALAL (ACHM).-Dura jornada para los chosmalenses. Ayer comenzaron a recibir los materiales para reparar los techos destruidos tras el temporal del viernes.

El viento continuó ayer por la mañana, y por la tarde se agregó la lluvia. Sin embargo, esto no impidió que aquellos que recibieron chapas, clavadores, clavos y aislantes comenzaran con la reparación de los techos dañados.

Unas 80 personas seguían evacuadas en el albergue municipal y otras tantas estaban refugiadas en casas de familiares y amigos.

Luego de los múltiples trastornos que provocó el viento y que dejó a Chos Malal inmerso en un panorama desolador, llegó la lluvia que si bien logró calmar el viento, trajo otros problemas.

Los vecinos redoblaron los esfuerzos para coloca las chapas -en muchos casos en forma precaria- para poder salvar al menos los muebles de sus viviendas.

Ayudados por cuadrillas de empleados municipales y de otras reparticiones públicas, los vecinos trataban ayer de arreglar los techos.

En la mañana el viento dificultaba las tareas y pasadas las 15 una torrencial lluvia también retrasaba los trabajos. Sin embargo, ello no fue impedimento para que se realicen las reparaciones más urgentes.

A pesar del esfuerzo de Defensa Civil y la ayuda que envió el gobierno provincial, el primer cargamento no fue suficiente para cubrir todas las demandas.

Unas 200 chapas, clavadores, material aislantes, clavos y herramientas formaron parte de los elementos provistos a los vecinos. Para hoy se espera la llegada de más elementos.

Aquellos que no consiguieron chapas, taparon los muebles con bolsas de plástico para evitar más pérdidas y otros optaron por sacar las cosas y llevarlas a casa de familiares y amigos. La gran preocupación era la tormenta que se desató horas más tarde.

Hubo quienes se arriesgaron a colocar las chapas en forma precaria para evitar que el agua destruyeran mesas, sillas, heladeras, camas o modulares.

En forma urgente se solicitaba "cenefas" para ser colocadas en los bordes de los techos, dado que los comercios de Chos Malal no poseían y tampoco fueron provistas con el primer cargamento.

Al cierre de esta edición algunas viviendas habían logrado ser techadas. La solidaridad de aquellos que no sufrieron percances se puso de manifiesto y salieron a ayudar a sus vecinos. Especialmente en el Barrio Parque La Hoya se podía observar hasta 10 personas trabajando en viviendas contiguas.

"Río Negro", estuvo en el albergue municipal del barrio Uriburu, donde se encontraban alojadas madres con recién nacidos, niños pequeños y hasta un abuelo que lentamente se desplazaba por el lugar con ayuda de un bastón.

Para la mayoría de los niños, el albergue se transformó en un lugar de esparcimiento y recreación. Algunos miraban televisión, otros jugaban al vóley y al fútbol tratando de olvidar los momentos de pánico que les toco vivir a pesar de sus cortas edades.

Por otra parte personal del Ente Provincial de Energía había logrado restablecer el servicio domiciliario en Chos Malal. Según lo informado por Néstor Temi, encargado del servicio eléctrico de esta ciudad, el servicio estaba garantizado para todos los vecinos aunque aún quedaban reparar pilares y bajadas domiciliarias. Temi indicó que durante el transcurso de esta semana se repararán postes y columnas del alumbrado público que sufrieron serios daños, como así también farolas.


Comentarios


Chos Malal se recupera de a poco del temporal