Científicos del Balseiro, inquietos ante la UNRN

El dictado de dos carreras similares, eje del conflicto.



#

Los investigadores del Balseiro quieren seguir trabajando como hasta ahora, dependiendo de la Universidad de Cuyo.

Un incómodo estado de tensión se ha apoderado del ánimo de los científicos del Instituto Balseiro. En las aulas y pasillos donde el silencio monacal es la regla puede percibirse que algo no funciona del todo bien. Según pudo averiguar el “Río Negro”, los científicos advierten que la sombra de la Universidad Nacional de Río Negro comienza a crecer sobre ellos. Y que este avance es apenas un principio que concluirá con un Balseiro totalmente absorbido por el centro educacional que dirige Juan Carlos Del Bello.

Cerca de dos años atrás las autoridades del Instituto dependiente de la Universidad Nacional de Cuyo recibieron la oferta desde Presidencia de la Nación y de la Comisión de Energía Atómica para crear la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones. En el Balseiro desde el principio la idea fue tomada con mesura y hasta con cierto grado de desconfianza –el centro de estudios se ha mantenido históricamente alejado de las coyunturas políticas– aunque el presupuesto que les ofreció el gobierno era importante. Rondaría los 45 millones de pesos. A principios de este año, con todos los trámites formales concluidos, comenzó el llamado público a lo alumnos.

Entonces la UNRN hizo notar que en sus aulas ya estaban dando la carrera bajo el nombre de Ingeniería Electrónica con orientación en Telecomunicaciones.

Las autoridades de UNRN presentaron un recurso judicial y más tarde alentaron dos reuniones de conciliación que no resultaron positivas para ninguna de las partes. El diálogo entre Del Bello y los científicos fue malo. En su óptica de investigadores, vieron en el rector a una persona prepotente.

Para atemperar los ánimos, Del Bello apeló a la figura del científico Arturo López Dávados –exdirector del Centro Atómico Bariloche y del Instituto Balseiro, entre otros cargos– quien mantiene un vínculo de amistad con los directivos del Instituto, para que intermedie. La propuesta era simple y directa: la UNRN le proponía al Balseiro impartir y cotitular juntos la carrera de Telecomunicaciones.

Una fuente le indicó a “Río Negro” que la idea fue rechazada con una broma de altura: “Arturo, vos fuiste director de este lugar ¿vos hubieras aceptado en su momento?”.

Las autoridades de la UNRN también hicieron un intento con los directivos de la Universidad de Cuyo, que mantiene un convenio histórico con el Balseiro y paga sus sueldos. La respuesta fue un tajante no.

“Cuyo tiene un gran respeto por nosotros, nos deja trabajar, se alegra con nuestros logros y la relación es periódica sin ser obsesiva. Es una relación de laburo perfecta, sería muy difícil estar junto a otra universidad”, le subraya a “Río Negro” un científico del Balseiro.

La situación por el momento permanece congelada. En el Instituto no tienen intención de participar de una sociedad con la UNRN pero al mismo tiempo tampoco quieren ofender a Del Bello y –por prolongación– al senador Miguel Pichetto, fundador de la universidad.

“Si aceptamos sería el principio y luego avanzarían sobre nosotros”, dice un investigador de amplia trayectoria.

En 2007, año de la fundación de la UNRN, Del Bello y Pichetto abogaron porque el Balseiro pasara a integrar su universidad. Pero la intención no prosperó.

El diario “Clarín” publicó ayer declaraciones del senador, en las que afirmó que “en ningún momento hemos querido generar conflicto” y que “nosotros planteamos que esta carrera ya estaba siendo dada por la UNRN en la provincia y que como opción ofrecíamos darla en conjunto”. “Pero esto no significa que queramos avanzar sobre el Balseiro”, sostuvo.


Comentarios


Científicos del Balseiro, inquietos ante la UNRN